Si ayer tratábamos las claves de Apple en 2012, los momentos que han sido especialmente importantes para su año, hoy -ya en 2013- es hora de hablar del futuro, del año que iniciamos hoy. De predicciones para Apple en 2013.

Apple TV

Lleva más de un año siendo un secreto a voces (o mejor dicho, un simple rumor) que Apple lanzará su propia televisión, como gadget completo en lugar de como el accesorio que habíamos visto ahora. Nunca fue 2012 un año especialmente señalado como el de su presentación, pero sí 2013. Este año está bastante más señalado como el año en el que Apple añadiría algo nuevo a su inventario, en lugar de una revisión de lo que ya tenía hasta ahora. Los rumores apuntan a:

  • Tamaño: Se ha especulado con tres tamaños distintos para abarcar diferentes necesidades, aspiraciones y presupuestos. Un modelo básico de 32 pulgadas (seguramente lo mínimo aceptable para un salón hoy en día), otro intermedio de 42, y otro 'superior' de 55. Tamaños por supuesto aproximados y en base a opiniones de analistas y expertos. Otras voces apuntan a un único modelo de un tamaño generoso, de unas 47 pulgadas.

  • Prestaciones: El sitio web Patently Apple recoge varias patentes que perfilan el modelo final, aunque no sería la primera ni la última vez en que Apple patenta varias -bastantes- funcionalidades y características que luego no llega a emplear en sus productos. Lo que sí parece obvio es el protagonismo de iTunes Store, la integración con iCloud, o una retroalimentación con los dispositivos iOS más allá de usarlos como un Remote virtual.

  • Especificaciones: En este punto los rumores se disparan, aunque ojeando las patentes observamos algunos más viables que otros. Por ejemplo, el de una elevada tasa de refresco, que vaya más allá de los 60 Hz tradicionales, o de los 100 Hz de monitores . Un cambio similar al que podría suponer el de los 48 fps de El Hobbit, de difícil asimilación en un principio, pero que a la larga se convertiría en un estándar, y al que estaríamos perfectamente acostumbrados.

  • Remote: Con el Remote actual no sería suficiente para interactuar con una televisión completa en lugar de con un dispositivo más limitado. El reto estaría en mantener su absoluta simplicidad para no complicarlo y desviarse hacia la complejidad de muchos -si no todos- fabricantes y sus diseños hasta ahora. Queda para el recuerdo el gran momento de Steve Jobs presentando la primera versión del Remote: Nunca una imagen definió tan bien la esencia de Apple.

iPhone

Con un nuevo modelo al año, en 2013 veremos la séptima generación del smartphone de Apple. Las cuatro primeras tuvieron lugar en junio o julio, la quinta en octubre, y la sexta (iPhone 5) en septiembre. Si continúan adelantando la presentación, volveríamos al verano como fecha clave para el iPhone.

  • Diseño: 3G y 3GS. 4 y 4S. 5 y... ¿5S? Nomenclatura al margen, el diseño es lo que se ha repetido en dos modelos consecutivos durante cuatro generaciones de iPhone, exceptuando al primero, y al último, el 5... De momento. Apple suele rentabilizar sus diseños de iPhone, realizando únicamente pequeñas correcciones o modificando detalles que mejoren al terminal. Fue la maniobra para pasar de una carcasa trasera mate a una glossy del 3G al 3GS, o para reubicar las antenas en el salto del 4 al 4S, y poner de verdad punto y final al polémico antennagate.

  • Especificaciones: Apple ha sorprendido en algunos lanzamientos por no pasar por donde la competencia ha pasado (y por donde se esperaba que ella también). Fue así cuando decidió no incluir NFC en el iPhone 5, cuando mantuvo las 3'5 pulgadas en el iPhone 4S, o, a nivel de software, cuando sigue sin implementar los populares widgets en iOS. Mirando a la competencia, cabe esperar que aumenten la RAM a 2 GB o que monten un procesador mayor. Por mi parte, espero que como hizo con iPhone 3G y 4, vuelvan a aumentar la capacidad del modelo básico, ahora de 16 a 32 GB, lo cual apenas costaría unos muy pocos dólares por dispositivo, y es necesario sobre todo ahora que las aplicaciones, adaptadas a la pantalla Retina del iPad, ocupan bastante más que hace un año. Y por supuesto, que sigan el camino del Nexus 4 e implementen la carga inductiva, sistema mucho más cómodo que el del demasiado longevo cable.

  • Cámara: Las mejoras encaminadas a una mejor cámara son obvias; por primera vez con el iPhone 5 no se aumentó el número de megapíxeles respecto a la generación anterior (y no es ni mucho menos primordial hacerlo) para centrarse en la óptica y en la construcción de la cámara. Con el próximo iPhone, cabe esperar que aunque sea por cuestión de marketing sí se aumenten los 8 actuales hasta los 12 o 13 megapíxeles, como algunos terminales de la competencia han hecho. No obstante, podría ser una posibilidad que se considerase que el tamaño de la imagen de una cámara compacta ya no deba dar más de sí, y las mejoras vayan encaminadas a continuar mejorando cuestiones más técnicas que permitan obtener mejores imágenes en situaciones de poca luz, por ejemplo, o con mayor profundidad de campo o zoom.

iPad

2012 ha sido el año más cargado de novedades en cuanto al iPad. Nada más y nada menos que tres modelos de un producto que estaba acostumbrado a una única revisión anual. La adaptación del modelo de 9'7 pulgadas al conector Lightning y la presentación del iPad mini han tenido la culpa de este desajuste. Para el mes de abril sabremos si Apple finalmente ha decidido el lanzamiento de dos generaciones al año (para mí, un error) del modelo grande, o simplemente ha ajustado al tercer trimestre la presentación de sus nuevas tablets, tanto del iPad como del iPad mini.

En cuanto a la renovación del iPad mini, parece claro desde su primer minuto de vida que incorporará la pantalla Retina en su primera revisión, presumiblemente en octubre de 2013, cuando cumpla un año. Asimismo, una mejora de las especificaciones también parece necesaria para justificar un nuevo modelo, aunque aquí tiene menos margen que con el iPhone: el tamaño de pantalla se mantendrá, el precioso diseño también, y la cámara es lo suficientemente buena para tratarse de una tablet, por lo que tampoco hay necesidad de mejorarla. Quedan elementos como capacidad, procesador, RAM, y tal vez algún nuevo componente.

Mac

Muchos esperábamos en junio, durante la WWDC 2012, que Apple acabase de eliminar la unidad óptica de sus ordenadores portátiles para poder hacerlos más delgados y ligeros. Se esperaba un MacBook Pro que finalmente fue el MacBook Pro Retina, bastante diferenciado del modelo normal tanto en especificaciones como en precio. El modelo Retina es el futuro de los portátiles: ultradelgados, memoria flash, pantalla con una resolución que dobla a la actual, sin unidad óptica... Pero por costes, no deja de ser el futuro. En el presente, únicamente lo ostentan los profesionales que necesiten de esas características. 2013 es el año I tras el futuro de los portátiles, y debe pasar por acercar el modelo normal al modelo Retina, por ir juntando los caminos y homogeneizando sus prestaciones.

Predicciones para Apple en 2013

En cuanto a los sobremesa, no acabo de considerar un completo acierto eliminar el lector de CD/DVD de los iMac. Han ganado considerablemente en estética, al rebajar el grosor, sí. Pero no es tan necesario ese descenso en un sobremesa como en un portátil, y más si es a costa de dejarnos sin poder usar CD's y DVD's (y lo dice alguien que jamás los usa, pero entiende que mucha gente sí). Pero este camino ya no tendría vuelta atrás en el futuro, sino al revés. Por otra parte, los Mac Pro ya están pidiendo a gritos una renovación. O mejor dicho, los profesionales usuarios de Mac. Los rumores de su ensamblaje en suelo americano (que también hablan del Mac Mini como el fabricado allí), dejan ver que efectivamente Apple tiene planes de una renovación en el medio plazo.

iPod

La familia iPod ha sido la gran sacrificada tras la llegada de los iPhone y los iPod. Lo que en otros tiempos fue el dispositivo de entrada por excelencia al ecosistema Apple, ahora tiene el cartel de ser uno de los productos menos vendidos de Apple. Esto se aplica a iPod nano, iPod Shuffle y iPod Classic, siendo el Touch el único que se salva de la caída gracias a usar iOS, y a funcionar especialmente bien entre quien no quiere o puede poseer un iPhone, así como al público infantil y adolescente.

Apple tiene el reto de reinventar su reproductor de música, quizás realizando incluso un borrón y cuenta nueva en consonancia con su posible servicio de música en streaming, con el que revitalizar sus iPod además de poderse utilizar en iOS y en OS X. Nuevos iPod que pudiesen conectarse a una red Wi-Fi para sincronizar y guardar en local las listas de reproducción de este nuevo servicio.

Música en streaming

Nadie en el mundo de la tecnología puede vivir de rentas, y Apple no es una excepción. Vanagloriarse de haber revolucionado la industria musical con la iTunes Store y los iPod hace una década puede tener el peligro de no estar atento a lo que ocurre hoy. Aunque no parece ser el caso de Apple, que ya estaría trabajando en un servicio de música en streaming, no tiene sentido creer que con las ventas de canciones por menos de un dólar y de álbumes con descuento respecto a la compra de la suma de sus canciones, es suficiente en 2013, cuando ya hace años que Spotify es un éxito -al menos para el propio Spotify, otro cantar sería el de los músicos a largo plazo-.

El dilema estaría en si sería suficiente con los dispositivos con iOS u OS X, o Apple se vería obligada a abrirse también al mayoritario Windows, como tuvo que hacer en 2003 con la resignación de Jobs. También habría que contemplar un servicio web que hiciera más accesible esta nueva aplicación. En cualquier caso, que Apple debería abrirse a la música en streaming, vistos los resultados de la competencia, es una cuestión para mantener en lo alto a iTunes.

iOS

iOS fue el sistema operativo de la gran revolución en los dispositivos móviles, y ya conocemos su aspecto continuista. Pero quizás esté siendo demasiado continuista como para tener al lado a Android y a Windows Phone -sobre todo al primero- llamando constantemente la atención del consumidor con su mayor personalización, los widgets de su escritorio, su glorioso menú Compartir, o los empujones al alza que le está dando Google con servicios como Google Now. iOS necesita llamar la atención y no depender tanto de los desarrolladores para hacerlo un sistema satisfactorio para el usuario en cuanto a posibilidades, y no únicamente seguro y estable.


iOS 7 no puede venir con novedades como las de iOS 6, que es una de las peores actualizaciones que ha tenido: barra superior con antiestético color cambiante, teclado de la aplicación del teléfono horrible, servicio de mapas nuevo, incompleto, y que anula al anterior... Pocos cambios positivos, y que no son demasiado relevantes: Facetime en 3G, Siri en castellano, Passbook... El modo No molestar vendría a ser la única novedad realmente apreciable, junto a la integración con redes sociales. iOS 7 debe de suponer un auténtico salto de calidad e innovación para no provocar una considerable huida a la competencia por parte de bastantes usuarios que consideran que iOS ya les ha dado todo lo que puede darles, y a quienes únicamente retienen ciertas aplicaciones exclusivas de iOS.

OS X

Lo primero en que pienso para una mejora de OS X es en la implementación de algo similar a Dropbox con iCloud. Tener 5 GB únicamente para sincronizar datos y copias de seguridad es usar un Volvo exclusivamente para ir a por el pan: muy seguro, muy cómodo, pero que podría dar bastante más de sí. El coto en el que Apple pretende dejar al usuario en aras de la seguridad y la estabilidad es demasiado pequeño, un buen botón son las carpetas de iCloud para manejar archivos de iWork: rozan la ridiculez y el infantilismo, no permiten crear subcarpetas, ni un uso profesionar y verdaderamente productivo, ni siquiera ubicar en la misma carpeta archivos de una aplicación diferente (Pages y Keynote, por ejemplo).

Por lo demás, Apple no debería traspasar la frontera que queda delimitada con Gatekeeper. El debate entre seguridad y libertad es un fijo con Apple, y no haría bien limitando su sistema operativo de escritorio a las aplicaciones de la Mac App Store. Lo mejor que le puede pasar a OS X es continuar con esta posibilidad de elegir entre software de confianza para Apple o software de confianza para el usuario.

La tendencia de Apple

Tras unos años de brutal expansión, incluida una enorme burbuja en bolsa, Apple comienza a aminorar, a frenar su ascensión imparable para volver a la tierra de los mortales. Lo normal es que en este nuevo año empiece a trazar una línea recta, tanto en su evolución bursátil como en la comercial. Apple consiguió cambiar el paradigma de los smartphones, y a definir lo que el resto de fabricantes crearía desde 2007. Lo hizo también con las tablets, un producto mediocre y sin aplicaciones de uso hasta enero de 2010, estableciendo también un modelo al cual mirar desde entonces. Algo parecido ha ido ocurriendo con los ultrabooks, los all-in-one o los reproductores musicales, en los que Apple ha marcado la tendencia.

En estos momentos Apple ya no es tan innovadora, y la competencia ha actuado para conseguir cuotas de ventas, para fabricar productos que no permitan que el iPhone o el iPad les arrebate la inmensa mayoría de su sector. Google con sus smartphones y tablets Nexus, la diferenciación que ha conseguido la resurgida Nokia, los ultrabooks de la competencia... Normalmente, productos que empiezan con cierta mediocridad pero que consiguen su propio estilo, u otros que nacen con un buen camino definido. Y que hacen que Apple no sea tan poderosa como en otros tiempos, aunque siga haciendo mayoritariamente productos excelentes.

Predicciones para Apple en 2013

No obstante, hay que tener en cuenta los cambios realizados en la ejecutiva de Apple, sobre todo el que más nos ha ilusionado a muchos: los poderes que Jony Ive tiene a partir de ahora en el diseño de software de la compañía (Interfaz Humana), quien abandera el minimalismo en contrapartida al skeumorfismo de Forstall, y que puede dar un verdadero nuevo aire a los dispositivos de la compañía, que mejoren sustancialmente su imagen. Comenzaremos a ver en los próximos lanzamientos de 2013 la huella del diseñador británico, cumpliéndose así el deseo de Jobs de ver a su compañero espiritual al mando de Apple, si no es como CEO, al menos como quien se ocupará de forma integral de su imagen y su diseño. Y esto puede traer consecuencias que ahora ni imaginamos, pero que agradeceremos en el medio plazo.