Por fin, después de casi dos meses desde la salida del iPhone 5, la gente de WhatsApp parece haberse dignado a publicar la actualización que muchísimos usuarios estaban esperando. En el camino, alternativas como Line han empezado a cobrar popularidad aprovechando el abandono de la app por parte de sus desarrolladores. La oleada de quejas, sin embargo, parece estar lejos de acabarse, porque después de dos meses muchos eran los que esperaban que la compañía viniese con una apuesta mínimamente más fuerte con respecto a la competencia.

Pero ni se ha mejorado el soporte, ni se ha lanzado una versión de escritorio ni hemos visto, como aventuraban algunos, el mínimo intento de fusionarlo con un servicio de VoIP para realizar también llamadas. Dos meses para una simple línea que agrega la compatibilidad con el iPhone 5 y iOS 6 ¿Suficiente?