Cuando las disputas entre compañías tecnológicas ya parecían propias de los siglos pasados del viejo continente, salta la noticia del cese del combate entre Apple y HTC. Sorpresa mayúscula la anuncia por ambas empresas, que han retirado toda demanda y firmado la paz para los próximos 10 años.

Martillo Juez HTC Apple

Así es, en un movimiento inesperado a tenor de los últimos acontecimientos (véase el enfrentamiento Apple-Samsung), Apple y HTC han anunciado, en sendos comunicados firmados por sus CEOs, la paz entre ambas compañías, que se prolongará durante los próximos 10 años. Este resultado viene a resolver el litigio promovido por la empresa de la manzana mordida al comprender que HTC había violado alrededor de 20 patentes de iOS.

Si nos paramos a pensar, hay varios motivos de peso que han propiciado esta decisión. En primer lugar, la victoria de Apple frente a Samsung se trata de un hecho aislado, que difícilmente podría darse (al menos con un resultado en la indemnización que percibirían tan alto) con HTC, ya que en líneas generales, el diseño de sus dispositivos es bastante distinto.

Según se puede entender en el comunicado de HTC, Apple podría haber percibido en la resolución una pequeña cantidad de dinero, sin duda alguna mucho menor a la que HTC tendría que haber pagado a abogados etc si el juicio se hubiera alargado. Eso sí, ninguna de las dos seguirá perdiendo más tiempo. Además, Apple ahora estaría dando permiso a HTC para usar algunas de sus patentes, o lo que es lo mismo, alas para competir con Samsung de manera más fuerte, lo que al final terminaría beneficiando a los de Cupertino.

En definitiva, Apple y HTC han alcanzado un acuerdo bastante beneficioso para ambas partes, algo que nos invita a pensar en que a veces es mejor una alianza que debilitar a un enemigo de, en principio, poco peso.