¡No te pierdas nuestro contenido!

Los usuarios de Mac podemos disfrutar de miles de videojuegos disponibles en la Mac App Store y en aplicaciones como Steam. Títulos de estrategia, aventura, rol, conducción, acción, etc. Pero, ¿qué hardware necesitamos para una experiencia de juego satisfactoria? Con la llegada de Big Picture a Steam y soluciones como Airplay para Apple TV, ahora es posible jugar a pantalla completa a nuestros videojuegos favoritos, poniendo en evidencia la falta de mandos para jugar compatibles con Mac. Para ello, desde AppleWeblog os vamos a mostrar cómo configurar un mando de Xbox 360 y PlayStation 3 en OS X.

Mando Xbox 360

Para muchos, el mejor controlador de todas las consolas de esta generación. Totalmente ergonómico y con una precisión milimétrica, Microsoft dispone de dos versiones de mando para Xbox 360/PC Windows: con o sin cable. Para nuestro tutorial, cualquiera de las dos nos vale. ¿Cuál es la diferencia? Evidentemente el precio y la posibilidad de utilizarlo a una distancia mayor del ordenador, más aun cuando tenemos este conectado a una pantalla de televisión o transmitimos la imagen mediante Airplay.

Antes de nada, desconectar de la corriente la consola Xbox 360 o sino, cada vez que pulsemos en el botón Xbox del mando esta se encenderá irremediablemente, teniendo que comenzar de nuevo toda la operación. Paso a paso:

  1. Tendremos que ir a la web TattieBogle y descargar el driver para OS X del mando. Esta aplicación permitirá a nuestro Mac reconocer el mando y utilizarlo en las aplicaciones que deseemos. Una vez descargado, montaremos la imagen y pulsaremos doble click sobre ella. Tendremos que seguir las indicaciones del instalador y logearnos con nuestra cuenta de administradores.
  2. Ahora conectaremos el mando de la Xbox 360 con el cable al ordenador. Las luces verdes al rededor del botón principal se iluminarán y luego se apagarán, al contrario que al conectarlo a la consola que siempre se quedan encendidas.
  3. Ahora tendremos que ir a las Preferencias del Sistema, donde encontraremos un nuevo menú de configuración del mando. Si pulsamos, veremos una nueva ventana donde poder configurar los botones de nuestro mando de Xbox 360.

DualShock PlayStation 3

Mi controlador favorito. Después de haber probado ambos, el tamaño más reducido del DualShock lo hace el mando ideal para jugadores con las manos pequeñas. Además la tecnología Sintaxis con giroscopios integrados genera una nueva forma de jugar, aunque por el momento, no podremos servirnos de ella dentro de los videojuegos para Mac.

Como pasa con el mando de Xbox 360, antes de comenzar tendremos que desenchufar de la corriente la consola PS3 para que cuando pulsemos sobre el botón PS, no se encienda la misma y repetir de nuevo todos los pasos del proceso. El procedimiento es mucho más sencillo que el anterior:

  1. Encenderemos el Bluetooth de nuestro Mac. Además, iremos a las Preferencias del sistema y seleccionaremos la pestaña Bluetooth, activando la casilla Modo Visible.
  2. Conectaremos mediante el cable mini USB el mando DualShock a nuestro Mac y pulsaremos durante 3 segundo el botón PS central. Este comenzará a iluminarse como si estuviera buscando una consola PlayStation 3 donde conectarse.
  3. Rápidamente, tendremos que quitar el cable y volver a pulsar durante 3 segundos el botón central PS. Esta vez no se iluminará ninguna luz en el mando pero nuestro Mac y el DualShock se habrán enlazado. En la pantalla del ordenador saltará una ventana nueva que nos pedirá una contraseña para enlazar los dos dispositivos. Tendrás que introducir 0000 y pulsar Aceptar.
  4. Ya tendremos nuestro mando DualShock enlazado. Como veis, las luces del mando no se iluminarán en ningún momento, como pasa con el mando de la Xbox 360. Podremos utilizarlo sin necesidad de ningún driver adicional en aplicaciones como Steam.

¡Listo! Ahora tan solo tendremos que elegir el juego adecuado para utilizar nuestro hardware y disfrutar. En el caso del mando DualShock PlayStation 3, existen aplicaciones adicionales que podrán configurar los botones y características del mando, de las que hablaremos en entradas más adelante.