La cuestión es barrer para casa. La salida de la nueva apuesta de Microsoft en el mercado de los tablets empieza a deparar las primeras comparaciones con el producto de este segmento de su legendario competidor, el iPad de Apple. Si ya nos adentramos en la gama de precios que ambas alternativas ofrecen, hoy nos toca analizar unas declaraciones en las que se afirma que la pantalla del Surface es mejor que la del iPad de tercera generación.

Steve Bathiche, director de investigación del Applied Sciences Group de Microsoft (equipo encargado de la integración de nuevas tecnologías), ha manifestado que la calidad de la pantalla del Surface es superior a la del actual iPad, a pesar de que cuente con una menor resolución (2.048x1.536 píxeles del iPad por 1.366x768 píxeles del Surface). Para ello se apoya en que la cantidad de luz reflejada por el tablet de Apple es mucho mayor a la que devuelve el de su compañía, produciéndose así una importante reducción de la sensación de contraste del dispositivo. Además, asegura que esto llega a alterar la percepción de la resolución de la pantalla al completo.

Más allá, comenta que la tecnología ClearType de Microsoft, que se encarga de suavizar los contornos de las letras para provocar una impresión de mayor nitidez, equipara la calidad de ambas pantallas aún más.

Bajo mi punto de vista se trata de unas declaraciones un tanto desacertadas. Intentar comparar dos pantallas por como les afecta la iluminación deja a las claras la evidencia de que no han podido, manteniendo unos precios razonables, poder incluir otra de más alta resolución. Si nos ceñimos a esta reflexión, ¿no es la pantalla de cualquier Kindle entonces mejor que las anteriores?

El debate está servido, lo cierto y verdad es que cada compañía siempre intentará potenciar al máximo los buenos aspectos de sus productos para compararlos con la competencia y poder sacar pecho.