¡No te pierdas nuestro contenido!

Tras años de rumores, Apple presentó finalmente su iPad mini. Somos muchos los usuarios que no terminamos de ver este tamaño para una tablet, aunque estas cosas siempre es mejor decidirlas con el producto en la mano. Sin embargo, sí que hay una clara ventaja frente al iPad de 10", y es la movilidad. Apple es consciente de esto, por lo que la base de este iPad mini es aumentar la movilidad manteniendo unas capacidades similares al iPad.

Esta conclusión la podemos extraer en parte, por las palabras de Phil Schiller, quien comenta que el público pagará un poco más por tener un tablet de mayor calidad, y por otro lado, en multitud de detalles interesantes donde se ve el equilibrio entre potencia, movilidad y precio.

Movilidad

Lógicamente, si Apple quería hacer un iPad lo más liviano posible, el primer punto donde tenemos que centrarnos es en el peso. El iPad mini es un 53% menos pesado que el iPad de 10", con 308g en su versión Wi-Fi, por lo que es una reducción drástica respecto a su hermano mayor.

Grosor del iPad mini

El otro punto importante para este propósito es su tamaño. Es un 23% más fino que el iPad con pantalla Retina, incluso más que el iPhone 5, con un grosor de 7,2mm comparable a un lápiz. En referencia a sus otras dimensiones, tiene aproximadamente 4cm menos de alto y 5cm menos de ancho, por lo que es considerablemente más pequeño.

Potencia

El chip que da vida al nuevo producto de Apple es el A5, un dual-core de 1Ghz, y que ya recordaréis del iPad 2. En cuanto a rendimiento, esto lo deja un punto por debajo del iPad de tercera generación y dos por debajo del iPad de cuarta generación, pero disminuye su precio final. Esto tiene dos conclusiones, por un lado el rendimiento esperado será similar al iPad 2; y por otro, esto significa que el iPad 2 y 3ª generación aun tienen soporte para rato.

Pantalla

La llegada de la pantalla Retina al iPad de 10" nos enseñó que esta tecnología cambia radicalmente la experiencia de uso. Aunque por contra aumentaba el grosor, precio y consumo del dispositivo. El iPad mini tiene una resolución de 1024x768px, lo que suponen 163 ppp. Esta cantidad es superior a los 132pp del iPad 2 al tener un menor tamaño de pantalla, pero no alcanzan la especificación de pantalla Retina para el iPad (264ppp). En este aspecto, Apple ha sacrificado la tecnología Retina para ofrecer un menor peso, grosor y precio. Además, utilizando la misma resolución que el iPad 2 ahorra a los desarrolladores tener que adaptar sus aplicaciones.

Otro punto muy importante sobre la pantalla es su tamaño. El principal inconveniente respecto a su hermano mayor es la disminución de espacio. Sin embargo, los chicos de Cupertino han sabido salvar un poco el obstáculo introduciendo una pantalla de 7,9 pulgadas, lo que supone un 35% más de espacio real que las tablets de 7" convencionales.

Autonomía

Si la principal ventaja de este iPad es su facilidad para transportarlo, debe estar acompañado de una buena autonomía, de nada sirve que sea liviano si no aguanta un uso intenso, debe haber una mejora sustancial de capacidad respecto al iPhone. En este punto, la empresa californiana ha sabido hacer las cosas bien, y la batería del iPad mini aguanta hasta 10 horas de navegación por Wi-Fi, complementando al tamaño como argumento a favor de su movilidad.

Conexiones inalámbricas

El tercer pilar para conseguir un dispositivo que nos facilite nuestra vida o trabajo mientras estamos fuera de casa. Habrá usuarios que prefieran el modelo Wi-Fi, pero en ese caso perdería gran parte de su dinamismo como baza principal frente a las 10 pulgadas. El iPad mini posee conexión 3G y LTE, lo que junto con su buena autonomía y bajo peso puede hacerlo un fiel compañero para muchos usuarios.

Otros detalles

Los anteriores apartados son las piezas fundamentales que dan sentido al iPad mini, o al menos que le dan sentido frente al iPad Retina. Sin embargo, Apple tiene otras buenas razones para apoyar este tablet, tanto en el apartado hardware, como en el apartado software.

  • Lightning: después de que el conector de 8 pines hiciera su debut con el iPhone 5, no podía faltar, máxime teniendo en cuenta que habrá contribuido a la reducción de las proporciones. Así mismo, también han renovado los accesorios oficiales (Camera USB y SD) que ya existían, para que el nuevo conector no signifique una pérdida de funcionalidades.

  • Siri: a pesar de llevar el mismo procesador que el iPad 2, en este caso sí que soportará Siri. La asistente de Apple no puede faltar en nuevo producto iOS, y además supone un plus frente al iPad 2.

  • Bordes que detectan los toques accidentales: para reducir sus dimensiones, los chicos de Cupertino han dejado unos bordes laterales muy finos, por lo que es posible que realicemos toques accidentales en la pantalla. Aquí es donde vemos de nuevo el cuidado al detalle, pues no se han olvidado de este aspecto, y iOS detectará estos toques como accidentales para que no repercutan en ninguna acción.

  • iPad mini Smart Cover: tampoco podía faltar la Smart Cover, por lo que han rediseñado la funda para que encaje a la perfección y podamos usarla como siempre.

  • Cámara: la cámara trasera no ha sufrido muchas novedades, posee 5Mpx y graba en 1080p, a pesar de tener un tamaño más reducido. La cámara delantera, sin embargo si ha recibido una mejora, siendo ahora de 1,2Mpx con capacidad de grabar vídeo a 720p. Es claramente una cámara enfocada a Facetime, cuyo hándicap es ser lo suficiente delgada para encajar en menos de 7,2mm.

  • Construcción: el iPad mini tiene un cuerpo unibody de aluminio, con los bordes del mismo biselados con diamante al igual que el iPhone 5 y está disponible en los mismos colores: blanco/plata y negro/grafito. Comparado con el resto de fabricantes se podría decir que no hay competencia en este aspecto.

Conclusión

El desembolso para el modelo más básico es de 329€, un precio superior a la competencia, aunque muy probablemente es una opción de más calidad. Respecto al resto de la familia, es 70€ más barato que el iPad 2 y 170€ más barato que el iPad de 4ª generación. Sin embargo, la diferencia de precio no creo que justifique su compra por sí sola.

Personalmente sigo prefiriendo un iPad de 10 pulgadas (a falta de ver y probar el iPad mini en persona), pero también hay que reconocerle que la experiencia de uso será tremendamente similar, salvo por la ausencia de pantalla Retina; y sus menores dimensiones y peso lo hacen mucho más cómodo para su transporte. La decisión por tanto de si merece la pena o no, radicará en el modo de entender que cada uno tenga de un tablet, pero lo cierto es que el iPad mini puede encajar a la perfección para algunos usuarios.