En 1997 Apple lanzaba su Think Different, un anuncio que simboliza en parte el resurgir de una compañía al borde de la quiebra y que en una de sus partes dice así:

You can quote them, disagree with them, glorify or vilify them. But the only thing you can’t do is ignore them. Because they change things.

Puedes citarlos, estar en desacuerdo, glorificarlos o vilificarlos. Pero la única cosa que no puedes hacer es ignorarlos.

Quince años después y seis desde que fuese presentado por primera vez, probablemente sea la mejor manera de definir al iPhone 5. Puedes amarlo o puedes odiarlo, puede parecerte una obra de arte o el último delirio para las masas de Apple, pero lo único que no puedes hacer es ignorarlo.

Y es que el quinto iPhone, la sexta generación, llega con la intención de cambiar bastantes cosas. Más rápido, más grande pero más ligero, con una cámara mejor, un nuevo conector y muchísimas novedades que vamos a ir desgranando a lo largo de esta reseña.

El iPhone 5 es un terminal que repite fórmula, con unos acabados exquisitos, integración absoluta con todo el ecosistema Apple y aun así con algunos detalles pendientes. Vamos a ir analizando a fondo el nuevo terminal insignia de Apple, sus prestaciones, sus posibilidades, las mejoras con respecto a modelos anteriores y cómo se comporta con respecto a la competencia.

Porque casi seis años más tarde desde su introducción el iPhone no sólo ha revolucionado varios mercados por el camino, sino que es un nuevo estándar que los define. Con la competencia más dura y digna que nunca, el iPhone 5 toma algunas ideas prestadas, introduce otras nuevas y revoluciona otras tantas. 5 millones de unidades vendidas, expectativas muy altas y muchas sorpresas. Así es el nuevo iPhone 5.

Diseño, materiales y acabados

En cierto sentido, puede decirse que el iPhone 5 vuelve a sus orígenes. Con ese mismo acabado de aluminio, en este caso anodizado, el iPhone 5 presenta una estructura unibody que da como resultado varias ventajas. La primera de ella es que es un teléfono increíblemente bonito, bien construido y con muy buena apariencia. Pero la segunda y más importante es que es extremadamente ligero. Es una de las primeras sensaciones que transmite en cuanto lo sacamos de la caja, puede ser más grande y más alto, pero desde luego pesa mucho menos, y se agradece.

Apple ha conseguido esto sobre todo gracias al aluminio y a la eliminación de la parte de cristal de la parte trasera. Como consecuencia, tenemos un teléfono que rezuma calidad y, al mismo tiempo, es ligero y cómodo de sostener sin perder por ello consistencia o dar una sensación poco robusta.

Las líneas generales son muy similares a las que encontramos en el iPhone 4 y el iPhone 4S, simplemente se alargan para dar cabida a la nueva pantalla de 4 pulgadas. El nuevo cuerpo unibody deja dos líneas en la parte trasera, arriba y abajo hechas en plástico y que dejan lugar a las antenas y a la nueva cámara con cristal de zafiro más el flash LED y un micrófono para el nuevo sistema que promete aun más calidad en las llamadas.

¿Blanco o negro? Es unas las preguntas frecuentes relativas al iPhone 5. En ambos casos la diferencia es meramente estética, numerosos usuarios han reportado sin embargo problemas con piquetes y rayas en el modelo negro. Esto se debe a que no se trata de aluminio de color negro, sino que va recubierto. De esta manera, al picar el teléfono contra bordes y objetos punzantes, se revela la verdadera capa de material de aluminio grisáceo que resalta a su vez contra el negro.

En nuestras pruebas no hemos notado ninguno de estos problemas, aunque es cierto que en el caso del blanco, que lleva directamente el color del aluminio, el problema queda resuelto o al menos mucho más disimulado. Todos los terminales "envecejen" por el uso, de una manera o de otra y que aparezcan imperfecciones es cuestión de tiempo, lo más sensato es escoger el color por una simple cuestión de gusto y estética.

El biselado del borde es ahora negro o blanco según el caso, no plateado como ocurre con el iPhone 4 y 4S, lo que le da una sensación más uniforme al teléfono y es uno de los detalles de calidad de construcción que, en la práctica, más nos han gustado. Al fabricar el iPhone 5, una máquina escoge entre 725 posibles combinaciones de dos piezas y escoje la idónea para encaje perfectamente con el resto del teléfono, son esos pequeños detalles de obsesión compulsiva por la perfección los que acaban haciendo el diseño del iPhone 5 una pequeña maravilla.

Especificaciones técnicas

Son 0,76 centímetros de grosor y 112 gramos de peso. Está disponible en capacidades de 16, 32 y 64 GB cuyos precios y tarifas ya hemos detallado.

Pantalla

La pantalla es de 1.136 por 640 píxeles a una densidad de 326 píxeles por pulgada. Es una pantalla Retina pero no es exactamente igual a la que ya teníamos en modelos anteriores, sino que se ha mejorado sustancialmente y aporta hasta un 44% más en contraste de color. Como suele ocurrir, es una diferencia que se aprecia casi exclusivamente cuando tenemos delante y lo podemos comprarar, aunque basta poner ambas pantallas bajo un microscopio para que la diferencia se haga evidente.

En el iPhone 5, la matriz táctil y los píxeles van unidos, esto tiene como consecuencia directa una sensación más acentuada de estar interactuando directamente con el contenido que se muestra en ella y según Apple una reducción de los reflejos en la misma.

LTE

El iPhone 5 soporta ahora conexiones LTE. Esto de momento es así en países que sí lo soportan, como Estados Unidos o México en Octubre, en otros países com España de momento nos quedamos sin LTE mientras las grandes operadoras ultiman la llegada del mismo de manera definitiva. El LTE supone velocidades de hasta 100 Mb/s, sin embargo DC-HSDPA, una tecnología que sí está disponible en España, permite velocidades teóricas de hasta 42 Mb.

Sea como fuere, el iPhone 5 se siente muchísimo más rápido. En parte debido al nuevo procesador A6, que detallaremos más adelante, y en parte debido a las mejoras tanto en conectividad móvil como en WiFi. Las pruebas con conexión 3G en Madrid y una buena cobertura dan como resultado la información que podéis ver en la imagen, aunque según operadora y disponibilidad pueden llegar a ser más altas.

Batería

Sobre la batería Apple promete 8 horas de conversación de hasta 8 horas con 3G, un tiempo de reposo de 225 horas, 8 horas de navegación por internet, 10 horas con WiFi, 10 horas de reproducción de vídeo y 40 horas de reproducción de audio. Pero eso sólo son números, y los números hay que cogerlos con cuidado. No sólo porque muchas veces no se corresponden con la realidad, sino porque esta misma es demasiado cambiante y variable como para que podamos definir algo tan subjetivo como la duración de la batería con ellos.

Así que para expresarlo en términos prácticos diremos que la batería del iPhone 5 es mucho mejor que la del iPhone 4S y equiparable a la del resto de teléfonos de alta gama que hay ahora mismo en el mercado, como el Galaxy S III de Samsung o el One X de HTC. Es uno de los detalles, por desgracia, que sí me habría gustado ver radicalmente mejorados en el iPhone 5. Para heavy users del iPhone, como el que suscribe, que dependen fuertemente del teléfono a lo largo del día no sólo para comunicarse sino para trabajar, la duración de la batería es uno de los aspectos claves.

Y la realidad es que hasta el día de hoy nadie, ni siquiera Apple, ha conseguido una mejora incremental en este sentido. Nada de baterías que puedan aguantar más de un día de uso intensivo o una en la que podamos confiar si vamos de viaje un par de días hasta el punto de prescindir del cargador sin problemas. Prefería un poco más de grosor o de peso y a cambio más batería, pero, de nuevo, es sólo un gusto personal.

La cámara

Llegamos a una de las partes críticas en un terminal, o al menos una en las que el comprador a pie de calle, ese del que nunca se olvida Apple y sí muchos de los que se dedican a analizar el iPhone. La cámara es uno de los factores determinantes para la mayoría de los usuarios y en este caso el iPhone 5 tampoco se queda atrás. Con respecto a la del iPhone 4S, probablemente la mejor cámara de su generación, vemos bastantes mejoras. La primera de ellas hace referencia al nuevo cristal de zafiro que la protege en su parte externa.

Con este cristal conseguimos que este sea muchísimo más resistente a rayas y arañazos. Es un aspecto que resulta difícil de medir porque en lo personal nunca he notado en ningún iPhone que esa pequeña porción de cristal circular dañada. Es bueno saber, aun así, que Apple ha cuidado este aspecto y que el cristal de zafiro ofrece mejor calidad de imagen con más resistencia.

La cámara frontal es uno de los aspectos que también se han mejorado en el iPhone 5. Ahora tiene 1,2 Megapíxeles y puede grabar vídeo a 720p y 30 frames por segundo. Así que frente a la que incluían el iPhone 4 y el 4S, que era bastante justa según qué situaciones de luminosidad, la diferencia es muy grande. Realizar una llamada mediante FaceTime y una buena conexión también supone un aumento en la calidad de la imagen que se agradece, aunque sea a costa de más gastar más datos.

La grabación de vídeo de la cámara trasera es 1080p a 30 frames por segundo. Aunque dudo si se debe a iOS 6, al hardware propio (el sensor es de Sony) o al procesador A6 en unión con los giroscopios y detectores de movimiento la estabilización de vídeo se nota muy precisa, pudiendo grabar vídeo mientras andamos y en movimiento sujetando la cámara con una mano sin las clásicas sacudidas y movimientos en el archivo de vídeo final.

Vayamos sin más demora a la parte importante ¿Cómo se ven las fotografías tomadas con el iPhone 5?. Si bien no supone un aumento espectacular con respecto a las que podemos tomar con el iPhone 4S sí que es una diferencia notable con respecto a la del 4 y mejora lo que ya teníamos en diversos aspectos. Los colores se ven un poco más saturados que con el iPhone 4S y más vivos, hay más margen para evitar que nos salgan sobreexposiciones en diferentes partes de la foto y al mismo tiempo para evitar áreas muy oscuras.

Según Apple se ha mejorado radicalmente la captura de fotos en situaciones de baja luminosidad, y podemos dar fe de que así es. Esto se nota especialmente en la toma de fotografías HDR. Con esta función activada, aun en ocasiones donde es adecuado utilizarla como fotografías con mucha diferencia de luminosidad los colores no salían del todo bien, con el iPhone 5 utilizar HDR en teste tipo de situaciones es prácticamente obligatorio, y una mejora que se nota al instante.

En lo relativo a la velocidad de la captura de imagen, si el iPhone 4S aguantaba sin problemas disparos en modo ráfaga a toda velocidad sin que fuera en detrimento la calidad de las fotografías en el iPhone 5 es aún más impresionante. Es prácticamente imposible pulsar la pantalla con tanta velocidad que logremos "colapsar" la velocidad a la que se abre y se cierra el obturador digital y la animación que lo acompaña. Unido a esto, ahora mientras grabamos vídeo podemos tomar fotografías, fue en su momento una de las características más comentadas en el One X de HTC cuando se lanzó en febrero y que llega ahora al iPhone 5 como característica exclusiva (no está disponible para el 4S)

Las panorámicas son otras de las funciones de iOS 6, funcionan bien y de manera intuitiva, se pueden activar fácilmente y los resultados son muy buenos. Muchos usuarios están avisando de problemas con reflejos morados en la lente, y yo mismo he sido víctima de los mismos. Todavía está por ver sin embargo si se trata realmente de un fallo puntual o simplemente de un comportamiento natural de la cámara del iPhone ante determinados tipos de iluminación, es un tema que también parece variar en intensidad de un iPhone a otro.

¿Es la del iPhone 5 la mejor cámara del mercado? Hoy por hoy sólo parece tener un único competidor, la del Lumia 920 que ha demostrado comportarse de manera excelente en situaciones de baja luminosidad. Habría que ver eso sí el tipo de software e interfaz de usuario que la acompaña, ya que la de Windows Phone 7.5 deja bastante que desear. Aun con todo, quedarse en las características técnicas de la cámara del iPhone 5 es quedarse con la mitad del pastel, el resto de aplicaciones en la App Store y las posibilidades de las mismas hacen que el iPhone 5 sea todo lo que necesitemos para llevar una compacta de alta gama en el bolsillo.

Galería­ de imágenes

Conector Lightning

Junto con el iPhone 5 Apple ha cambiado el conector de 30 pines por uno nuevo de 8 pines: Lightning. Y Lightning es mucho, mucho más pequeño, aproximadamente un tercio de su predecesor y sorprende la primera vez que lo sacamos de la caja. Una de las grandes ventajas es que es reversible y puede introducirse del derecho o del revés. No es un cambio que nos vaya cambiar la vida pero sin duda se agradece, simplemente podemos conectarlo sin más miramientos.

El conector Lightning incluye un chip de autenticación, con lo cual no es aconsejable comprarlo de otro lugar que no sea de Apple, donde no nos sale barato precisamente. Es una mejora evidente en todos los sentidos pero en este último aspecto radica para mí su principal inconveniente. Muchos somos los que con el tiempo hemos ido acumulando cables de los antiguos y los tenemos repartidos entre la mesilla de noche para recargarlo, la oficina, el coche o cualquier otro lugar similar.

Con Lightning o cuidas como el oro el cable y el cargador que vienen en la caja o ya puedes ir olvidándote de recargarlo a no ser que compres uno o el nuevo adaptador que ofrece Apple, cuyo principal problema es que elimina algunas funcionalidades como la salida de audio controlable desde un dispositivo. Es un problema que se solventa o con el tiempo o desembolso de dinero mediante pero por el momento es un tanto molesto. Es el nuevo conector que Apple va a utilizar como estándar para sus productos, de hecho ya viene en el nuevo iPod Touch y probablemente lo veamos en el siguiente iPad. Como detalle pendiente hubiese sido un detalle ver algún tipo de integración con USB 3.0 que acompañe a los nuevos MacBook y el MacBook Pro Retina.

Auriculares EarPods

Los EarPods, como sucede con Lightning, son los nuevos auriculares básicos que sustituyen a los anteriores y que Apple va a incluir a partir de ahora en todos sus productos, ya sea el iPhone o cualquiera de los iPods. No son un sustituto de los auriculares in-ear, que se siguen vendiendo como hasta ahora a un precio más elevado ($79 dólares) que el de los EarPods ($29 dólares).

¿Qué tal es la calidad de los nuevos EarPods? La primera vez que los escuchas, sorprende. Llaman la atención por su diseño y la forma, aunque esto ayuda a que encajen mejor en la oreja. Son el resultado, según Apple, de 3 años de investigación y esa forma corresponde precisamente a un intento de hacer que se ajusten a la mayor cantidad de pabellones auditivos posible, una de las principales quejas con los anteriores. En lo personal me resultan muy cómodos y se quedan colocados perfectamente, sin que se caigan, deslicen o molesten cuando están puestos, aunque no han faltado ejemplo y críticas de gente a la que les sigue molestando en la oreja.

En cuanto a la calidad del sonido, la primera vez que los utilizamos la calidad de los EarPods sorprende. Desde un punto de vista audiófilo, por los 30 dólares que cuestan no nos cabe la menor duda de que hay en el mercado opciones mucho mejores y de mayor calidad pero después de todo vienen gratis con el iPhone y suponen, eso sí que sin lugar alguno a duda, una mejora notable con los que había antes. Y cuando digo mejora notable digo como que de la noche al día, se aprecia y se agradece que Apple haya cuidado este aspecto. De nuevo volvemos a un punto donde ocurre que muchos odiarán y otros tantos amarán los nuevos EarPods, mi impresión es que resulta una buena mejora y que muchos usuarios lo agradecerán.

Comparativamente hablando son igual de largos y con la misma calidad en el cable que los in-ear, que son los que yo uso. La única diferencia apreciable es en el controlador de volumen y reproducción que es más ancho, más grande y más robusto que el que teníamos hasta ahora.

iOS 6

iOS 6 es otro engranaje fundamental del iPhone 5, una mejora incremental con respecto a iOS 6 que básicamente mejora todo lo que ya teníamos pero sigue con algunos detalles pendientes.

Mapas

Llegamos al punto de la reseña en el que toca tratar los archiconocidos y polémicos mapas, que gracias a iOS también llegan a iPhone 3GS, iPhone 4 y iPhone 4S. Mientras que los dos primeros se pierden funciones como Flyover (vista de los edificios en 3D) y Navegación GPS turn by turn, en el 4S y el 5 se soportan exactamente las mismas funciones, un aspecto a tener en cuenta si tenemos un iPhone 4S y estamos considerando cambiar al iPhone 5.

Donde sí se nota la diferencia, y por mucho, es en el nuevo procesador A6. Que provoca no sólo que que los mapas en 3D carguen más rápido sino que moverlos, ampliarlos o reducirlos sea una auténtica delicia en fluidez y velocidad. Esa media pulgada extra que tiene el iPhone 5 con la pantalla de 4 pulgadas también beneficia a los mapas y hace que se van mejor.

Pero yendo al grano ¿Cómo de malos, o de buenos, son los mapas de iOS 6? Se nota que es un terreno donde a Apple todavía le queda mucho, pero mucho por mejorar. Es importante diferenciar sin embargo dos cosas muy importantes. Por un lado el funcionamiento de mapas, la tecnología que llevan detrás, el diseño y la eficiencia. Por otro, la base de datos con la información y el motor de búsqueda detrás de la misma.

En cuando a diseño, los mapas de iOS 6 son para mí lo más bonito que se ha hecho nunca en un dispositivo móvil. Así de claro. Son fáciles de visualizar, muestran de manera relevante la información de los negocios, qué tipo de negocios es, se integra con Yelp de manera impecable y en la navegación turn by turn queda claro en todo momento qué ruta, dirección o desvío debemos tomar. La tecnología de mapas vectorizados hacen que sean hasta cinco veces más eficientes que su rival más directo, Google Maps. Flyover tiene sus errores, pero en un 99% de las ocasiones funciona bien y es impresionante visitar ciudades en tres dimensiones como Nueva York o San Francisco desde la palma de la mano. No es por tanto un problema de planteamiento de la aplicacíon o de funcionamiento.

Es un problema de datos, de información. Si yo busco la "Calle Flor, Madrid", Mapas no devuelve ningún resultado, si busco sin embargo "Calle de la Flor, Madrid", su verdadero nombre a efectos de registro oficial, entonces sí que lo muestra. Es un pequeño pero importante detalle que Google solucionó hace años pero que a Apple le pasa factura continuamente. Junto con este tipo abundan números mal colocados a lo largo de una calla, direcciones inexistentes y otro tipo de problemas ¿Mejorarán los Mapas de Apple con el tiempo? Después de probarlos desde la primera beta de iOS 6 y ver el cambio increíble que han pegado en cuestión de tres meses a mí no me queda la menor duda, y de que además no tardarán mucho tiempo en mejorar. ¿En qué punto podrán compararse a los de Google en cuanto a información y fiabilidad? Eso, por desgracia, todavía es muy pronto para decirlo.

Siri

Siri incorpora algunas funcionalidades nuevas, como la posibilidad de buscar restaurantes, cines y consultar información deportiva. También en este caso no son funciones exclusivas del iPhone 5, sino que están así mismo disponibles en el 4S. En iOS 6 se agradecen detalles como el nuevo modo No Molestar, que permite silenciar por completo las notificaciones durante un periodo de tiempo determinado.

Siri ya era una parte imprescindible del iPhone 4S, pero por desgracia sólo estaba disponible en inglés. Con iOS 6 pasa a estar disponible también en español, y es algo que beneficia directamente al iPhone 5. Crear recordatorios en base a una ubicación ("Recuérdame llamar a mi socio cuando llegue a la oficina", "Recuérdame hacer la colada al llegar a casa") es sencillo y práctico. Buscar restaurantes, mirar mi agenda del día o tomar pequeñas notas funcionan muy bien y son probablemente las funciones que yo más uso. Twittear, publicar en Facebook, consultar la bolsa, preguntar cómo llegar a un sitio y muchas funciones más son cosas que también podemos hacer con Siri. Para activarlo basta con mantener pulsado el botón central de inicio, si queremos conocer todas las funciones hay que tocar la pequeña i al lado de "¿En qué te puedo ayudar?".

FaceTime, Passbooks, Mail VIP

Otras de las novedades son Facetime que ahora puede hacerse vía 3G ampliando sus posibilidades; Passbooks, la solución de Apple eludiendo de momento el NFC para almecenar todos nuestros cupones, tarjetas de fidelidad y billetes y finalmente contactos VIP, una gran ayuda para los que recibimos toneladas de email.

La opción de FaceTime se agradece, aunque al hacerlo mediante una conexión móvil hay que tener en cuenta que podemos consumir nuestra tarifa de datos rápidamente. En las pruebas realizadas, incluso con una cobertura relativamente pobre, la nueva cámara frontal a 720p se ponía en acción y ofrecía una calidad de imagen muy mejorada.

Passbooks es una de esas opciones que, por bien implementada y elegante que resulte, no acabará siendo realmente útil hasta que sistemas de terceros empiecen a adoptarlo. Por el momento el primer caso en la vida real lo encontré al comprar unas entradas de cine en Kinépolis, funcionando todo el proceso a la perfección y con la comodidad de saber que llevaba las entradas guardadas en mi iPhone. Compañías como Delta Airlines o Starbucks también lo están utilizando y personalmente creo que tiene por delante un futuro muy prometedor.

Y en cuanto a correo VIP, su gran ventaja radica en que permite establecer notificaciones y avisos exclusivamente para esos contactos, lo que ayuda a filtrar de entrada todo el correo que no queremos leer. Bien configurada, la lista de correo VIP a algunos nos ayuda a movernos por los mensajes realmente importantes y a otros les ayuda a diferenciar entre notificaciones de redes sociales, por ejemplo, y emails de amistades o compañeros de trabajo.

Aplicaciones adaptadas a la nueva pantalla

Salvo curiosamente la de las Apple Stores, todas las aplicaciones de Apple se han actualizado al nuevo tamaño de pantalla y funcionan perfectamente con el iPhone 5. ¿Qué ocurre sin embargo con el resto de desarrolladores? De momento los resultados son mixtos, hay un buen porcentaje que ya se han actualizado incluida la mayor parte de aplicaciones oficiales como la de Twitter, Tumblr o Facebook. Para otras sin embargo, como Spotify, Dropbox o Skype, todavía toca seguir esperando. Es una situación temporal y que se irá resolviendo en el transcurso de las próximas semanas, pero que desde luego cuenta si lo que queremos es dar el salto al iPhone 5.

Probablemente el caso más parecido al hecho de que las aplicaciones se tengan que adaptar al nuevo tamaño de pantalla podamos encontrarlo hace dos años cuando se tuvieron que actualizar a la nueva densidad Retina de la pantalla. La transición en aquella ocasión fue rápida para la mayoría de las apps y al cabo de un tiempo lo difícil era encontrar aplicaciones no adaptadas.

El legado de iOS

Aun con todo, iOS 6 empieza a dar cada vez más muestras de envejecimiento. Por decirlo de una manera simple, es un sistema que está pensado para todo el mundo. Esto es a la vez su mayor virtud y su mayor defecto, porque por un lado hace que cualquier persona pueda usarlo sin problema y acceder incluso a sus funciones más avanzadas sin muchas complicaciones, pero por otro hace que usuarios más avanzados suspiren por características que sí están en otros sistemas operativos.

iOS 6 sigue siendo cerrado como una nuez. Un modelo que ha dado sus frutos y que es indudablemente mejor en mi opinión que la apertura en exceso de Android, por ejemplo, pero en el que nos gustaría ver como ciertas partes se abren para dejar más espacio a desarrolladores y terceros para que innoven. La multitarea, el centro de notificaciones y partes de la interfaz son sólo algunos ejemplos.

Rendimiento

El nuevo procesador A6 es sin duda alguna la mejor incorporación al teléfono. Por encima incluso me atrevería a decir que de la pantalla. Si tenemos en cuenta los diferentes benchmarks, todos apuntan a lo mismo, es más rápido aun con doble núcleo que la mayoría de cuatro núcleos de la competencia Android, haciendo referencia directa al Galaxy S III y al HTC One X.

De la competencia nos vamos a encargar en el siguiente apartado, en cuanto al procesador A6, la implicación más directa de esos niveles de velocidad es que cualquier aplicación en el iPhone 5 funciona de manera mucho más fluida, desde la carga de páginas Web en Safari, clientes de Twitter, aplicaciones de edición de vídeo, de fotografía y por supuesto los juegos. En cuanto a juegos es digno de mención el caso de Real Racing 3, que traerá cuando esté disponible gráficos equiparables a los de una videoconsola a nuestro bolsillo.

Estas son algunas de las pruebas de velocidad realizadas comparándolo con un iPhone 4S:

  • Apertura del New York Times en Safari: 2 segundos en el iPhone y 4,3 en el iPhone 4S.
  • Carga de Temple Run: 2 segundos en el iPhone 5, 3,2 en el iPhone 4S.
  • Tiempo de encendido: 24 segundos en el iPhone 5, 29 en el iPhone 4S.
  • Apertura iPhoto para iOS: 0,9 segundos en iPhone 5, 1,4 en iPhone 4S.

Son sólo ejemplos, donde realmente más se nota la velocidad en el iPhone 5 es en el uso diario, al hacer scroll y ver el movimiento natural sin lag con respecto nuestro dedo, al capturar fotos a toda velocidad o tomarlas mientras grabamos vídeo.

El iPhone y la competencia

Como decíamos al principio de la reseña, el iPhone puede amarse o puede odiarse, pero no puede ignorarse, y eso es algo de lo que probablemente esté tomando nota la competencia ahora mismo. El iPhone 5 llega en un momento con Android más sólido que nunca y donde diversas funcionalidades, como la de tomar fotos mientras grabamos vídeo, estaban presentes en teléfonos como el One X desde nada menos que febrero.

En la tabla inferior puede apreciarse una comparativa del iPhone con respecto a la competencia, es una tabla que aporta únicamente datos, que en estos casos suele ser un cuchillo de doble filo. Por ejemplo, el A6 es como hemos comentado y como atestiguan la mayoría de los benchmarks superior a los del resto, aunque tenga menos núcleos y funcione a una velocidad menor. Por otro lado, la pantalla del One X a mí me sigue pareciendo ligeramente superior a la del iPhone 5, aunque no se evidencie de manera acentuada viendo solamente los números.

Samsung Galaxy S III
Nokia Lumia 920
HTC One X
iPhone 5
Pantalla4,8 pulgadas4,5 pulgadas4,7 pulgadas4 pulgadas
Resolución1280x7201280x7201280x7201136x640
Peso133g185g130g112g
Grosor8,6 mm10,7 mm8,9 mm7,6 mm
ProcesadorExynos 4Snapdragon S4Tegra 3A6
Velocidad1,4 GHz1,5 GHz1,5 GHz1,3 GHz
RAM1GB1GB1GB1GB
Almacenamiento (GB)16/32/64 GB32 GB32 GB16/32/64 GB
RedLTELTEHSPALTE
Cámara8 MP8 MP8 MP8 MP
NFCNo
Sistema OperativoAndroid 4.0.4Windows Phone 8Android 4.0.4iOS 6

El iPhone 5 juega con una ventaja fundamental: llega después. Llega después y pudiéndose permitir el lujo de mirar a sus rivales por encima del hombro. Hoy por hoy, el iPhone 5 es el mejor smartphone que podemos comprar, con la mayor (y sobre todo mejor) cantidad de aplicaciones, una cámara a la altura, un sistema operativo fácil de usar y coherente unido a una construcción y un diseño espectaculares.

Conclusión

9/10

El iPhone 5 es el mejor iPhone hasta la fecha. Y es también, frente a aquellos que lo tachan de aburrido o poco revolucionario, el salto más radical que hemos visto con respecto a un modelo anterior, por encima incluso del cambio de 3GS a 4S. La pantalla de 4 pulgadas, el procesador A6, las mejoras en la cámara, en Siri y iOS 6 son el motivo de que esto sea así.

En lo que respecta a la competencia y por el momento, el iPhone vuelve a alzarse con la corona de mejor teléfono. Puede que no por mucho tiempo y sin olvidar nunca que ser el mejor no implica ser superior en absolutamente todos los aspectos. Pero frente a otros modelos que se centran en subir más y más la ficha técnica (¡Más núcleos!, ¡Más megapíxeles!, ¡NFC!), el iPhone se centra en redondear su ecosistema, con iCloud, con iOS y en lo que es más importante, en ofrecer una experiencia de usuario intachable.

¿Merece la pena actualizar a un iPhone 5? Depende, teniendo un iPhone 4S, a menos que tengas de 600 a 900 dólares sueltos, el cambio está escasamente justificado si no es por el tamaño de la pantalla, la cámara y una batería un poco más duradera. Si eres usuario de iPhone 4, Siri, la navegación en los mapas, Flyover y las fotografías panorámicas son un buen motivo para evaluar el cambio, teniendo en cuenta de que en el caso de no actualizar vamos a seguir con un teléfono muy bueno que aunque tenga 2 años va a seguir aguantando iOS durante al menos otro más. Y si tienes un iPhone 3GS, da el salto sin dudarlo, puede que haya características de iOS 6 que sí estén disponibles en él, pero los cambios generales son demasiado acentuados como para ignorarlos.

¿Y soy usuario de Android? ¿O de Windows Phone? Depende de la filosofía que busques en un sistema operativo y de lo contento que estés con el mismo. En mi caso personal iPhone es la primera opción, pero otros terminales como el HTC One X, el Galaxy Nexus o el Lumia 920 (a la venta el mes que viene), son alternativas también muy sólidas.

El iPhone 5 no es un teléfono perfecto, una batería que durase varios días o más opciones para compartir entre aplicaciones en iOS son algunas de las cosas que me gustaría ver mejoradas. Por lo demás, y a falta de ver un rival más digno, el iPhone vuelve a ser, una vez más, el mejor teléfono del mundo.

Galería­ de imágenes