¡No te pierdas nuestro contenido!

El nuevo iPhone ya está con nosotros. Phil Schiller, vicepresidente de marketing de Apple, se subió al escenario del Yerba Buena Center para deslumbrar a medio mundo con el smartphone más avanzado creado hasta la fecha. Desde el primer minuto de vida, ha generado diversidad de opiniones: tan solo puedes odiarlo o amarlo. Todos los gurús auguran un rotundo éxito de ventas, superando con creces a sus antecesores, pero en este aspecto la competencia aún tiene mucho que decir. En AppleWeblog te mostramos los rivales que pueden hacer tambalear el dominio del iPhone 5 en el mercado de smartphones.

Samsung Galaxy S III, el eterno rival

Con el objetivo de convertirse en el teléfono más vendido del 2012, Samsung lanzó en Mayo de este año la nueva versión de su gama Galaxy S. Entre sus características más importantes, dejando atrás el diseño en policarbonato (es decir, plástico), encontramos la pantalla, HD SuperAMOLED, de hasta las 4,8 pulgadas frente a las 4,3 de su antecesor. La resolución se queda en unos considerables 1280x720 píxeles. En cuanto al procesador, un Exynos de cuatro núcleos (a 1,4GHZ por núcleo) y 1Gb RAM de memoria. Como en Apple, hay diferentes modelos con capacidad interna es de 16, 32 y 64Gb. Además, incluye una ranura microSD para aumentarla hasta 64GB más. Incluye bluetooth 4.0 y NFC. La cámara principal es de 8 megapíxeles y video en fullHD (1080p), mientras que la delantera llega a los 2 megapíxel y graba video en 720p.

En cuanto al sistema operativo, parece que Samsung se va alejando cada vez más de la imagen de Google y Android. Con una nueva versión del SO Android Ice Cream Sandwich, el nuevo Galaxy SIII llevará instalado de serie una versión conocida como TouchWiz Nature UX cuyas principales novedades son Music Hub, PopupPlay (para poder ver vídeo en segundo plano), All Share, Direct Call, S Bean y por supuesto, S Voice.

Dejando a un lado las características del hardware, sospechosamente similares a las del iPhone 4S, el sistema operativo de Samsung se basa en copiar descaradamente funcionalidades de iOS 5 y 6. ¿Quién puede negarse a reconocer que S Voice y All Share son burdas copias de el asistente de voz Siri y Air Play, respectivamente? Lo que parecía una bestia parda de la telefonía móvil, se ha quedado en un mero amago de smartphone que no aporta prácticamente nada al mercado. El iPhone 5 no tiene por qué preocuparse.

Nokia Lumia 920, la joven promesa

Lanzado hace escasos días, la nueva apuesta de Nokia por volver a ser el rey de la telefonía móvil sigue la senda del Nokia 800. En Celularis ya pudimos ver en detalle sus características pero en resumen: una pantalla curva IPS de 4,5 pulgadas con una resolución de 1280x768px (tecnología PureMotion HD+). En cuanto a la velocidad de procesamiento, nos encontramos un procesador doble núcleo a 1.5Ghz Qualcomm Snapdragon S4, con memoria RAM de 1Gb. La cámara, con tecnología PureView a 8,7 megapíxeles, cuenta con numerosas mejoras en cuanto al obturador y las lentes. Por último, la batería de 2000mAh que se carga de forma inalámbrica.

En cuanto al sistema operativo, nos encontramos con el nuevo Windows Phone 8, con nuevas resoluciones de pantalla, el nuevo sistema de pagos NFC, la renovación de la pantalla de inicio (Start Screen), mucho más visual e interactiva y por último, siguiendo la moda de los asistentes de voz, la Speech Plataform. Al contrario que Siri o S-Voice ya que permite interactuar con aplicaciones de tercero. Un sistema operativo sólido, que no tiene prácticamente nada que envidiar a iOS... ¿o tal vez si?

Si nos encontramos ante un hardware potente, con grandes prestaciones y un sistema operativo 100% original/funcional, ¿por qué no acaba de despegar? Lamentablemente, hasta que Windows Phone no tenga una masa crítica de aplicaciones realmente importantes en la Marketplace, los usuarios no tendrán una razón de peso para considerar a Nokia una opción interesante a la hora de adquirir un nuevo terminal. Pese a todo, en un futuro no muy lejano, Apple debería observar muy de cerca la evolución de la alianza Nokia y Windows Phone.

HTC One X, una renovación urgente

El nuevo buque insignia de la empresa taiwanesa HTC. Presentado en la primera mitad del 2012, fue el primer Android de gama alta en jubilar al todopoderoso Samsung Galaxy SII. Después de pasar un año realmente pésimo en cuanto a ventas, HTC necesitaba desesperadamente encontrar una nueva seña de identidad. Así nació el One X.

En cuanto al hardware y diseño, nos encontramos con un smartphone unibody, de policarbonato (al igual que el Samsung Galaxy SIII). No cuenta con ranura para microSD, ni botón dedicado para la captura de fotografías, pero el grosor compensa todo esto ya que estamos hablando de tan solo de 8,9mm. La pantalla es de 4,7 pulgadas, con una resolución 1280x720, con un control de los brillos y el contraste capaz de competir con la pantalla retina. Por último la cámara, 8 megapíxel con una óptica capaz de hacer maravillas.

Si hablamos de software, no hay muchas características nuevas que contar. Con la versión Sense 4.0, tenemos todo lo bueno de Android pero con un toque de elegancia de HTC. Lo mejor, el software de la cámara, que ha sido pulido hasta el milímetro para poder controlar el tipo de disparo, la obturación y los fotogramas por segundo. Pese a todo, no consigue llegar a ser mejor terminal que el Samsung Galaxy SIII, que fue comercializado poco tiempo después. No hay ningún motivo aparente por lo que un futuro usuario de smartphone elija HTC frente a iPhone.

Con todos los datos sobre la mesa, cada terminal tiene sus pros y sus contras. El Samsung Galaxy SIII puede ser una fuerte competencia al iPhone 5, que incluso superará en número de ventas, pero debido a todo el problema de las patentes, su comercialización en ciertas partes del globo pende de un fino hilo. El HTC One X es una buena opción para los usuarios de Android pero debe hacer frente a una gran competencia. El único que tiene una posibilidad de enfrentarse cara a cara al iPhone es el Nokia Lumia 920: un sistema operativo dedicado y original, no una mera copia de iOS. Pero las ventas de modelos como el 800 o el 900 parecen vaticinar malos tiempos para su fabricante.

Os dejamos con una tabla orientativa para que cada uno de vosotros saquéis vuestras propias conclusiones.