iPad Stylus

Todos estamos de acuerdo que el iPad tiene muchos usos y, entre ellos, está el de poder tomar notas o dibujar a mano alzada. Aunque bien es cierto que esta sensación no es la misma que cuando lo hacemos en un cuaderno, sobre todo la escritura. Cuando escribimos en el iPad, las letras salen de un tamaño más grande que el deseado.

Para solucionar este tipo de problemas cada vez hay más aplicaciones que reconocen lo que hemos escrito y le cambian el tamaño. En la App Store podemos encontrar apps como Paper, Pen, Neu.Notes o Notes Plus. Cada uno de ellas con sus distintas funciones, pero sobre todo nos permiten tratar de adaptar nuestra escritura al iPad.

Otra opción es utilizar un stylus, aunque esta idea no me termina de convencer. Como dijo Steve Jobs, ¿para qué queremos usar un puntero si Dios ha dotado con 10 a nuestras manos?. Y estoy totalmente de acuerdo, me resulta más cómodo y rápido utilizar mis dedos que un puntero. Bien es cierto que soy un dibujante nefasto por lo que mi nivel de detalle no necesita de la precisión que te pueda dar un stylus y, además, tampoco escribo parrafadas muy grandes, por lo que no se me termina cansando la mano.

En mi opinión, un stylus no es necesario en un iPad porque parte de culpa la tienen los propios stylus. He probado algunos, de diferentes precios y ninguno de ellos me termina de convencer. No me gusta el tacto de la goma cuando presiona la pantalla y mucho menos su precisión cuando utilizas tu iPad con un protector.

Además de esto, tampoco veo utilidad a llevar siempre el stylus con tu iPad, ya que casi siempre que lo tienes que utilizar lo has dejado encima de la mesa y tu estás sentado en el sofá, por lo que creo que lo mejor es perfeccionar nuestra técnica de escritura y dibujo con nuestros punteros naturales, más que depender de uno que no termina de tener la calidad mínima exigida.

En definitiva, no veo necesario el uso de un stylus en un iPad porque mientras tengamos un software que nos ayude a definir nuestros trazos podemos usar únicamente nuestros dedos, porque es mucho más rápido y sobre todo más cómodo.