¡No te pierdas nuestro contenido!

Seguro que a muchos de los que estamos aquí, nos ha surgido esta duda alguna vez. Por ésta razón vamos a enumerar una serie de pros y contras para cada elección, de este manera podréis determinar que es lo mejor para vuestro ordenador.

Suspender el Mac

Sin lugar a duda esta es la opción más cómoda, puesto que puedes reanudar el trabajo de una forma muy rápida, ya que nos lo encontramos tal y como lo dejamos y no ocasiona tanto desgaste como mantenerlo encendido.

  • Ventajas: podemos utilizar el ordenador de una forma muy rápida y tán simple como cerrar la tapa (en el caso de los MacBook). Además contamos con herramientas para configurar cuándo lo dejamos en suspensión o incluso podremos controlarlo de forma remota.

  • Inconvenientes: los archivos de intercambio, temporales y la caché no se eliminan de este modo. Las actualizaciones del sistema requieren un reinicio para una correcta instalación.

Esta opción, es más practica para todos aquellos usuarios que utilizan el ordenador de una manera prácticamente continúa, ya que es mejor suspenderlo y poder utilizarlo cuando se quiera sin tener que esperar a que se cargue el sistema ni volver a lanzar las aplicaciones que se tenían. Sí es aconsejable con éste método, reiniciarlo de vez en cuando como ya hemos explicado sobretodo por el tema de actualizaciones y por mantenimiento.

Apagar el Mac

Como podréis intuir, ésta opción es mejor cuando vayamos a estar tiempo sin utilizar nuestro ordenador (un viaje, vacaciones o aunque menos común pero más necesaria en época de exámenes). Básicamente esto se debe a la "lentitud" (si lo comparamos con las demás) que ocasiona al tener que cerrar todas la aplicaciones y procesos que se encuentran activos y de manera inversa tener que abrirlos al encenderlo. Si bien esto si se ha mejorado hasta cierto punto con Lion, que permite restaurar el ordenador tal y como lo dejamos, no deja de ser un proceso mucho más lento.

  • Ventajas: el ahorro de energía es mayor. Si se eliminan los archivos temporales, de intercambio y la cache. Se permite una mejor instalación de las actualizaciones del sistema. Además va a permitir alargar, en cierta medida, la vída útil del hardware, si lo apagamos cuando no lo estamos utilizando.

  • Inconvenientes: el principal inconveniente como ya hemos indicado es el tiempo, no es una pérdida abismal, pero si se enlentece bastante el proceso comparado con las otras dos opciones.

Mantener encendido el Mac

Esta opción, creo que es la que menos se debe utilizar, salvo que estemos usando nuestro Mac como un servidor.

-Ventajas: como es lógico, el punto más fuerte de este método es la rapidez. No vamos a tener que esperar ni un segundo para poder utilizar el ordenador. Además permite mantener utilidades como la descarga o realizar copias de seguridad.

-Inconvenientes: el consumo energético va a ser elevado. Otros inconvenientes van a ser un mayor desgaste de los discos duros, ventiladores y del hardware consecuencia del continuo funcionamiento y del calor que se puede generar.

Foto: inhabitat