Esta es una noticia extremadamente importante y como tal os la vamos a contar. Desde abril Motorola y Apple se hayan enfrentados en un litigio en Alemania a consecuencia de la patente EP 1010336 (B1). Ahora el tribunal de Mannheim ha dado la razón a la demandante y esto podría poner a Apple contras las cuerdas, hasta el punto de ver prohibida la venta de sus dispositivos móviles por toda la Unión Europea.

La patente en cuestión describe el método para generar una función de cuenta atrás durante una trnsferencia de datos móviles (equivalente a la patente U.S. No. 6,359,898) y el sistema está presente en los iPhone y los iPads con tecnología GPRS, incluidos el iPhone 4S que apareció posteriormente al inicio del trámite judicial. Es una de las dos patentes que Apple calificaba como licencia FRAND, es decir, esenciales para la industria y como tales susceptibles de ser utilizadas. El organismo alemán no niega este hecho pero afirma que Apple no se esforzó lo suficiente para comprar la licencia a Motorola.

La situación ahora es la siguiente: Motorola tiene el futuro de la ventas de Apple en Europa en sus manos. El fallo se ha dictaminado también contra el instrumento fiscal que Apple usa en Europa, la irlandesa Apple Sales International por lo que la prohibición se podría hacer extensible a todo la Unión. A cambio de un depósito de 100 millones de euros (usados como garantía por si el fallo final se revoca), Motorola puede forzar una orden judicial contra los dispositivos móviles que implementan esta conexión de datos. Veremos si hace uso de este derecho que se le otorga, una medida cautelar contra Apple a la espera de las acciones de respuesta de Cupertino.

¿Y qué hará Apple? Por supuesto que apelará a estamentos más altos en el país teutón, al tiempo que podría contemplar el cambio de su tecnología para evitar infringir esta patente, una solución altamente improbable. Otra posibilidad sería que intentase llegar a un acuerdo con Motorola para poder utilizar la patente de manera legal.

Como dice el dicho "quien juega con fuego al final se quema". Veíamos a Apple muy convencida de demandar a Samsung y HTC por copiar sus diseños e ideas algo que nos parecía lógico, pero debió tomar en cuenta que para poder demandar a otros también debía ella misma estar limpia, sino se enfrentaría a la respuesta de una empresa que fue comprada por Google y que ahora hace frente común con las otras dos.