Parece que Google empieza a sacar nuevas utilidades a la compra de Motorola Mobility, una adquisición que se cerró en una cifra de 12.500 millones de dólares y que desde un principio fue vista en Mountain View como una forma de proteger la plataforma Android contra las demandas Apple, Microsoft y otras. El caso es que la empresa norteamericana fabricante de dispositivos podría estar a punto de cerrar la puerta a la venta de iPhones y iPads en Alemania por la violación de propiedad intelectual propiedad de Motorola.

La noticia saltó este viernes aunque han ido conociéndose más detalles cada día. En un principio conocimos que el juzgado regional de Mannheim tiene preparado un bloqueo a las ventas de Apple en el país teutón por dos patentes que supuestamente habrían infringido:

  • La patente europea EP 1010336 (B1) que describe el método para generar una función de cuenta atrás durante una trnsferencia de datos móviles (equivalente a la patente U.S. No. 6,359,898)

  • La patente europea EP 0847654 (B1) que describe el sistema de sincronización de estado para localizadores múltiples lo que supone el equivalente a la patente norteamericana 5,754,119.

La demanda de Motorola no sólo pide la prohibición cautelar de la venta de los dispositivos móviles de la manzana, sino que además prevé que los de Cupertino paguen los daños y perjuicios ocasionados a Motorola. La postura de estos últimos se conoce a través de un comunicado ofrecido el viernes:

Vamos a seguir asegurando nuestra posición en la protección de estos expedientes, al tiempo que garantizamos que nuestras tecnologías estén ampliamente disponibles para los usuarios finales. Esperamos ser capaces de resolver este asunto, para poder centrarnos en la creación de grandes innovaciones que beneficien a la industria.

En cambio, de la parte de Apple sus representantes quisieron restar hierro al asunto al asegurar:

Esta es una cuestión de procedimiento y no tiene nada que ver con el fondo del asunto. No afecta a nuestra capacidad para hacer negocios o vender productos en Alemania, por el momento.

La postura de Apple es al menos curiosa. Según comentan en FOSS Patentes donde poseen una amplia experiencia en este tema, el resultado de las medidas judiciales sí podrían afectar a los productos que Apple vende en Alemania aunque otros medios han restado importancia a la noticia. Al parecer la confusión se debe a la designación de la parte demanda, el supuesto infractor. Motorola ha realizado la demanda en un principio contra Apple Inc., es decir el organismo central de Apple en California y no la subsidiaria alemana Apple GmbH. Aunque se puede entender que la filial no se verá perjudicada, a la larga sí lo sería. Es más, en otra noticia de hoy mismo se ha conocido que la acción de Motorola se extiende a otras subsidiarias que podrían ser esta filial además de Apple Retail Germany GmbH (el instrumento fiscal para las tiendas físicas alemanas) y Apple Sales International de Irlanda (la empresa mediadora que Apple usa para sus exportaciones a Europa).

En definitiva, la cosa se pone bastante seria, con un futuro posible en el que las ventas de iPhones y iPads se detengan en Alemania por lo menos temporalmente, hasta el punto que no se entiende la pasividad de los abogados de Apple en la situación. Se ha intentado dilucidar por qué motivo estos parecen minimizar la circunstancia aparecida, muchas podrían ser las consideraciones sobre todo tomando en cuenta que esta no es más que una jugada, un movimiento en el complejo juego de ajedrez que los chicos de Cupertino están desarrollando contra las supuestas empresas "infractoras" del ecosistema Android. Sin embargo en último término, es lógico esperar una petición de parte de Cupertino para que se suspenda esta prohibición con el fin de darles tiempo a preparar una defensa, todavía están a tiempo de optar por esta vía pues el plazo vence en dos semanas. Si eso es lo que ocurre al final, se entendería que la reacción original de Apple fue solo para ganar tiempo. Os seguiremos informando al respecto.