El jailbreak siempre ha sido un terreno escabroso dentro del mundo iPhone, no sólo por que parece despertar tantos detractores como defensores, sino también porque conlleva una serie de pasos que no sólo pueden terminar con nuestro preciado dispositivo iOS convertido en un bonito ladrillo (aunque es algo que sucede sólo en casos muy, muy raros y la mayor parte de las ocasiones es solucionable) sino porque conlleva asimismo la pérdida de la garantía y porque es algo a lo que Apple desde siempre se ha opuesto enérgicamente.

A lo largo del post vamos a ir viendo qué es exactamente el jailbreak, su utilidad, en respuesta a qué problemas surge, los tipos que hay, cómo solucionar el tema de la pérdida de la garantía, el software que hay para realizarlo y las diferencias entre aplicaciones tan populares como Cydia e Installous, así como sus inconvenientes y una pequeña recomendación, sobre si realizarlo o no.

Qué es el jailbreak

Técniamente, y por dar una definición un poco enciclopédica, es un proceso que permite a los usuarios de los usuarios de iOS desbloquear su dispositivo para correr aplicaciones distintas a las de la App App Store, así como instalar extensiones de aplicaciones que aumentan las funcionalidades del sistema no proporcionadas de manera oficial por Apple. Al momento de escribir esto está disponible para todos los dispositivos con iOS incluido el Apple TV de segunda generación y exceptuando el iPhone 4S.

Las maneras de realizarlo son bastante variadas, generalmente y en los últimos tiempos requiere de un software externo para Windows o Mac como Redsn0w o Greenpois0n, aunque ha habido ocasiones como el famoso Jailbreakme, en las que el jailbreak podía realizarse desde el propio dispositivo accediendo a una página determinada desde Safari. En cualquier caso, el resultado de realizar el proceso del jailbreak conlleva como resultado la instalación de una aplicación extra, la que podríamos considerar la tienda de aplicaciones del jailbreak en contraposición a la App Store (que se puede seguir utilizando sin ningún problema): Cydia.

Cydia es la puerta de entrada a todos los tweaks, aplicaciones, hacks y mejoras (aunque muchas veces no lo son tanto), aparte de que podemos añadir distintos repositorios, ya que unos cuantos vienen instalados por defecto, y ampliar aún más sus posibilidades. Aparte de Cydia, otra aplicación bastante popular es Installous, que básicamente nos permite instalar otra pequeña tienda paralela a la App Store donde las aplicaciones que en esta cuestan dinero aquí aparecen de manera gratuita.

Si alguno quiere realizarlo, cuando se lanzó iOS 5 elaboramos un completo tutorial detallando paso a paso cómo.

Los tipos de Jailbreak

Hay dos tipos fundamentales de jailbreak, aunque como detallo más adelante con alguna variación: el tethered y el untethered. La diferencia entre uno y otro consiste en el hecho de que al reiniciar, en el caso del tethered (que vendría a significar más o emnos literalmente 'unido por cable') tenemos que efectuarlo con el iPhone conectado a un ordenador con Windows o Mac y efectuar el arranque gracias a una función especial del software para realizar el jailbreak que mencionábamos antes, como Redsn0w.

Es evidentemente mucho menos más incómodo que el Untethered, en cuyo caso la libertad con respecto al Tethered es más que evidente, en caso de que tengamos que apagar y volver a encender el iPhone por comportamiento errático o de que se nos quede sin batería completamente no dependemos de que haya ningún ordenador cerca. Como decía hay otros tipo, como el semitethered, que básicamente sí nos permite reiniciar el equipo, sólo que si no lo hacemos conectados a un ordenador entonces no podremos abrir aplicaciones con jailbreak (aunque la próxima que lo conectemos todo volverá a la normalidad)

¿Es cierto que se pierde la garantía?

Una de las dudas más frecuentes que suelen surgir en torno al jailbreak es si conlleva o no la pérdida de la garantía. En realidad la respuesta no es ni sí ni no, porque sí, el tener realizado el jailbreak nos invalida la garantía en caso de que se nos caiga al suelo por ejemplo, se rompa la pantalla y tengamos que llevarlo a una Apple Store a reparar, pero sin embargo es fácilmente solucionable. Casi cualquier tipo de avería con el jailbreak hecho nos deja en la estacada pues no tenemos garantía.

Ahora, digo que casi cualquier tipo con una matización muy importante en ese casi. Y es que en cualquier caso solucionar el problema es tan sencillo como restaurar el terminal desde iTunes, con realizar este paso ya tenemos nuestros dispositivo de fábrica y como si no hubiese estado jamás bajo las garras del jailbreak, aunque intuyo, eso sí, que Apple tiene que tener algún modo de detectarlo en caso extremo.

Cuidado, una situación que suele ser confusa para muchos es la de mezclar el término liberación con el término jailbreak. El primer caso es para poder usar el iPhone con cualquier operadora, es un procedimiento que sólo se aplica al iPhone y a ningún otro dispositivo iOS, jailbreak ya hemos explicado lo que es y atañe únicamente al software. Lo digo porque el jailbreak es fácilemente reversible, la liberación, para la que suele usarse un programa como UltraSn0w, no lo es tanto.

¿Qué es Cydia y qué es Installous?

También suele haber confusión entre estas dos aplicaciones, vamos a ver con más detalle qué hace cada una, cómo lo hace y para qué sirve:

Cydia: Es la madre de todo el jailbreak, la que nos permite realizar la mayoría de las tareas asociada al mismo, gracias a ella y al uso de repositorios, de los cuales el más conocido puede que sea el de BigBoss podremos añadir pequeños hacks a iOS o algunas utilidades como SBSettings, que permite ajustar los elementos más importantes del sistema como WiFi, Bluetooth... desde el centro de notificaciones. Al mismo tiempo también hay tonos, interfaces del springboard (cambian la apariencia general del sistema), básicamente en Cydia cualquier desarrollador con la habilidad suficiente puede crear o modificar algo para que corra en iOS. Algunas ideas, como la sincronización WiFi han salido de aquí y ahora están implementadas de manera oficial.

Installous: El punto más importante es que se instala a través de Cydia, digamos que es una aplicación que conseguimos gracias a ella. Si Cydia puede considerarse una especie de tienda de aplicaciones (porque sí, también las hay de pago) fuera de los controles y la estricta vigilancia de Apple, Installous va un paso más allá y se especializa en una sola cosa: ofrecer aplicaciones de pago de manera gratuita. Casi cualquier aplicación, y ya es si popular sin duda alguna, se encuentra aquí y lo que en la App Store cuesta dinero aquí aparece de manera gratuita. Aquí entra ya la cuestión ética de que en muchísimas ocasiones para bajar gratis una aplicación de 79 céntimos, bien puedes pagar lo que cuesta.

Inconvenientes

Sin embargo, no todos son rosas con el jailbreak, y si bien hubo un tiempo, cuando no había ni siquiera App Store donde hacerlo era casi un paso obligado si queríamos exprimir al máximo el dispositivo ahora tiene una serie de inconvenientes bastante importantes que conviene no olvidar:

  • En muchas ocasiones te arriesgas sin motivo, asegúrate muy bien antes de que realmente quieres hacerlo y de que por algún motivo o por otro merece la pena.

  • Restaurando se arregla la garantía, pero si por algún problema (imaginemos que se rompe el conector de abajo que permite enchufarlo al Mac) no podemos hacerlo estaremos en medio de un buen lío.

  • El sistema se cuelga mucho más, los reinicios son más frecuentes.

  • Es sistema va más lento, esa maravillosa ausencia de lag en iOS desaparece y sobre todo a la hora de usar el teclado se nota cómo al sistema le cuesta más.

  • Algunos comportamientos anómalos, por ejemplo, al principio con el jailbreak para iPad es frecuente que iBooks deje de funcionar.

  • Es cansado el hecho de que cada vez que se libera una versión de iOS tú tienes que esperar a que aparezca el correspondiente jailbreak.

  • Puede que Cydia permita instalar más cosas, pero en la mayoría de las ocasiones esto redunda en una pérdida de la experiencia de usuario notable.

  • Las aplicaciones suelen dar más problemas, la inestabilidad se generaliza.

  • Esto ya es una apreciación subjetiva, pero según el tipo de jailbreak y la versión de iOS, en algunos casos la batería se gastaba relativamente más rápido.

  • Es un proceso con un cierto componente de riesgo.

Por qué yo no recomiendo hacerlo

Porque al final trae más inconvenientes que ventajas. Tan simple como eso. Tuve el jailbreak hecho en el iPhone 4 durante algún tiempo y acabé tan harto que acabé restaurando y dejando mi iPhone con la configuración original que es como mejor funciona. El jailbreak trae demasiados problemas como para que vuelva a considerar siquiera el hecho de realizarlo de nuevo.

Si encima es jailbreak tethered ya ni te cuento, el hecho de tener que acercarte a un Mac o PC (que además tenga instalado Redns0w) para poder arrancar el dipositivo es una de las cosas más incómodas que he visto, esto sumado al hecho de que cuando tenemos poca batería te pones nervioso ya que no quieres realizar el tethered boot e intentas aguantar lo máximo posible con lo que te queda, es inconveniente y molesto.

Muchas veces ocurre que Appe libera una actualización de iOS 5 con alguna característica importante, como las fotos HDR en iOS 4, o Game Center, o Find My iPhone y el Hotspot móvil y tu tienes que esperar si no quieres perder el jailbreak como un tonto hasta que salga, es frustrante y por encima de todo te hace darte cuenta de por qué no merece la pena.

Y, principalmente, el motivo más importante para mí es que la experiencia iOS se degrada de tal manera que empiezas a echar de menos el estado de tu dispositivo iOS cuando estaba intacto y a desear no haberlo hecho. Eso sin contar conque muchas de las aplicaciones de Cydia pueden ser útiles, sí, pero son feísimas en su mayor parte y se saltan el funcionamiento y las reglas de comportamiento general del sistema. Así que no, realizar el jailbreak es lo último que yo le recomendaría a cualquiera, aunque haya cada uno con sus opciones y sus ganas de investigar nuevas posibilidades.