¡No te pierdas nuestro contenido!

Esta es una conclusión a la que podríamos llegar sin un vídeo explicativo, pero nunca está de más abordar la cuestión. Como muchos sabréis, desde que Siri se mostró públicamente se han producido muchos descubrimientos sobre su funcionamiento, muchos relacionados con sus asombrosas respuestas pero por ejemplo también os hablamos de la función Raise to speak (levantar para hablar) presente en la configuración del asistente. Si habilitamos esta opción, Siri no solo se activará cuando dejemos pulsado el botón de inicio unos segundos, sino que también lo hará cuando levantemos el teléfono y lo acerquemos a la cara.

¿Pero cómo funciona una idea semejante? Sencillo, el iPhone posee un sensor de proximidad por ondas infrarrojas que detecta si acercamos el teléfono a la boca para hablarle, y trabaja en conjunción con el acelerómetro, un sensor que detecta movimiento en las tres dimensiones y por tanto puede saber la inclinación que le estamos dando a nuestro terminal. Pues bien, toda esta introducción es para compartir con vosotros las investigaciones realizadas por los chicos de iFixit. Ellos han querido constatar hasta qué punto entra este sensor en acción, y lo podemos ver en el siguiente vídeo, especialmente pasado el ecuador de la reproducción, donde se compara el funcionamiento del sensor de proximidad en un iPhone 4 con el del 4S.

Es perceptible la diferencia, ¿no es cierto? En el iPhone 4 esta pieza apenas entra en funcionamiento, solo se utiliza cuando se realiza una llamada de teléfono o de Skype o alguna otra aplicación parecida, detecta la cercanía de la persona y desconecta la pantalla táctil evitando pulsaciones involuntarias de la oreja y un gasto de energía innecesario. En cambio, con Raise to speak el sensor se vuelve loco, está constantemente emitiendo luz para saber si debe activar el asistente siempre que el teléfono esté desbloqueado.

Hay dos preguntas que se vienen a mi mente al ver esto. La primera, ¿es una cuestión de hardware o de software? La pregunta no es trivial, porque si se trata de un cambio físico introducido en el nuevo terminal, quizás explicaría la postura supuestamente adoptada hoy por los ingenieros de Apple al afirmar que no piensan portar Siri a los dispositivos antiguos. La segunda pregunta, ¿puede estar esto relacionado con el excesivo consumo de batería experimentado por algunos propietarios de iPhone 4S? Son cuestiones inquietantes que esperamos poder aclarar con el tiempo.