Una de las preguntas que más seguidores de la manzana se han hecho en los últimos años es ¿Por qué Steve Jobs vestía jersey negro de cuello alto? Parecía no tener otra cosa que ponerse aunque lo habían convertido en una persona reconocible fuera donde fuera.

Pues buen, como sabéis, hay una biografía del fundador de Apple en ciernes, realizada por Walter Isaacson y que verá la luz el 24 de octubre de este mismo año. El caso es que Isaacson ha querido desvelar el misterio ya, quizás para generar expectación en torno a su futura publicación y esta es la historia que ha contado a Gawker

En un viaje a Japón en la década de 1980, Jobs le preguntó al presidente de Sony, Akio Morita, por qué todos en las fábricas de la compañía llevaban uniformes. Le dijo a Jobs que después de la guerra nadie tenía ropa, y empresas como Sony tuvo que dar a los trabajadores algo que ponerse para cada día. Con los años, los uniformes fueron adquiriendo su propio estilo de marca, sobre todo en empresas como Sony, y se convirtió en una forma de vincular entre sí a los trabajadores de la empresa. "Yo decidí que quería ese tipo de vínculo para Apple", recordó Jobs.

Sony, con su gusto por el estilo, había contratado al famoso diseñador Issey Miyake para crear su uniforme. Era una chaqueta hecha de nylon ripstop con mangas que se podían quitar para convertirla en chaleco. Así que Jobs llamó a Issey Miyake y le pidió el diseño de un chaleco para Apple. Jobs recordó, "volví con algunas muestras y les dijo a todos que sería genial si todos llevásemos esos chalecos. ¡Madre mía, fui abucheado! ¡Todo el mundo odiaba la idea!"

En el proceso, sin embargo, se hizo amigo de Miyake y lo visitaba con regularidad. También le gustó la idea de tener un uniforme para sí mismo, tanto por su comodidad diaria (la razón según él) como la capacidad para transmitir un estilo definido. "Así que le pedí a Issey algunos de sus jerseys de cuello negro que me gustaban, y me hizo como un centenar de ellos." Jobs se dio cuenta de mi sorpresa cuando me contó esta historia, por lo que me mostró los jerseys apilados en el armario. "Eso es lo que me pongo", dijo. "Tengo suficiente como para que me dure para el resto de mi vida".

Otra duda sobre Jobs resuelta, aunque estoy convencido de que no será la última que conozcamos este mismo mes. Sin duda que la biografía de Jobs promete intensas horas de descubrimientos sorprendentes.