Una de las alegres noticias del día de ayer fue en cambio una ausente en la presentación, pues aunque en ningún momento se mencionó en boca de Phil Schiller, el iPhone 4S es el primer móvil de Apple, y de los primeros en el mercado, en integrar la tecnología de comunicaciones Bluetooth 4.0, de forma semejante a como ya lo hacen el nuevo MacBook Air y Mac mini. Lejos de ser una cuestión secundaria, puede presentar alguna ventajas que vamos a explicar.

Si acudimos a la tabla de especificaciones del iPhone 4S en la página de Apple veremos que bajo el apartado de conectividad se lista este nuevo protocolo mejorado de las comunicaciones Bluetooth. La versión cuarta de este estándar se define como un Bluetooth de baja potencia porque quizás sea este el factor más importante en su configuración. Gracias a un consumo muy bajo del chip que lo posibilita (menos de la mitad del clásico), un dispositivo Bluetooth 4.0 podría estar durante más de un año funcionando con la única alimentación de una pila de botón. Esto se traduce en una mayor duración de la batería cuando se hace uso de esta tecnología.

La nueva tecnología también reduce la latencia de la comunicación Bluetooth a seis milésimas de segundo en comparación con los 100 milisegundos actuales, haciendo el sistema mucho más viable en usos multimedia donde una sincronización rápida es vital. Además el estándar evolucionado mejora la seguridad y robustez de la señal de radio. Pese a las prestaciones anteriores, Apple no ha olvidado en ofrecer compatibilidad con el protocolo clásico y es por eso que el chip es dual, cambiando de Bluetooth 4.0 al tradicional cuando sea necesario.

Sabiendo del amplio uso que muchos usuarios hacen de la función Hotspot por ejemplo, para conectar el ordenador al iPhone y así navegar por Internet mediante la red 3G, este bajo requerimiento de potencia posibilitará un mayor uso de esta herramienta cuando conectemos a un MacBook Air o Mac mini que ya integran también el chip. Algo parecido se puede decir de los dispositivos manos libres con conectividad Bluetooth 4.0, que con el iPhone 4S durarán más tiempo sin necesidad de recarga. De hecho, son cada día más los aparatos sensibles que se suscriben a esta técnica para comunicar con otros dispositivos, en especial elementos médicos.

Como contrapartida, la versión de baja potencia ofrece una limitación en la distancia a la mitad de generaciones anteriores (50 metros frente a 100) pero esto es algo que la gran mayoría de nosotros no notará nunca. Por todo lo considerado es de esperar que a partir de ahora se empiecen a adaptar algunos complementos para sacar ventaja de esta nueva circunstancia.