¡No te pierdas nuestro contenido!

El día 14 de octubre se puso a la venta el iPhone 4S y han sido muchos los usuarios que ya han publicado en vídeo sus primeras impresiones al respecto. Recordemos que en México y España el nuevo modelo estará en las tiendas el día 28 de octubre viernes y poco después debe llegar paulatinamente al resto de países de habla española. Siendo así, la pregunta que muchos se estarán haciendo es, ¿debería adquirir un iPhone 4S?

La respuesta a esta pregunta debe abordarse desde diferentes perspectivas en función de nuestro smartphone actual. Por ejemplo, si no poseemos ningún teléfono de la manzana, yo no lo dudaría y compraría el iPhone 4S sabiendo que será un modelo con el que estaremos más tiempo sin volver a actualizar. ¿Y si tenemos un iPhone 3G o un iPhone 3GS? En el primero de los casos la respuesta sería la misma que antes, y hasta en el caso del 3GS, si pensamos permanecer en la compañía de la manzana y no tenemos ya un contrato de permanencia quizás sea una opción a considerar.

Algo diferente ocurre con el iPhone 4. Si pensamos detenidamente en cuáles son las diferencias más destacables entre uno y otro modelo realmente no veo el motivo para actualizar salvo en casos muy puntuales que vamos a desglosar a partir de ahora en base a cuatro vídeos comparativos relativos al comportamiento de las dos versiones frente a frente. El primero se centra en analizar la diferencia al grabar un vídeo, gracias al estabilizador de imagen y la mayor resolución.

Como podéis concluir en vista del fragmento mostrado, hay algunas diferencias, incluso al comparar la resolución, pero en especial el efecto del estabilizador de imagen es sorprendente. Comparamos ahora otro aspecto técnico de la cámara como es la calidad de las fotografías. Justo aquí mismo os enseñamos las diferencias entre una captura con el iPhone 4 y otra con el iPhone 4S.

Se aprecian claramente las agudas diferencias entre un sensor y otro. A la izquierda la imagen resultante de un iPhone 4, a la derecha de un iPhone 4S. Más contraste, menos pixelado, más color... En vista de los anterior, aquí llegamos a una de las pocas razones por las que un poseedor de iPhone 4 podría actualizar a iPhone 4S, si es un apasionado a las fotografías y vídeos realizados con el terminal de Apple.

Pero no es la única diferencia que queremos abordar en este post. Se han encontrado otras mejoras que merecen la pena comentar, como es el volumen del altavoz.

En este caso se comprueba cómo efectivamente Apple ha debido aumentar el volumen de salida del sonido del iPhone 4S para que Siri sea mucho más operativo en ambientes con ruído. Por cierto, que Siri puede ser otro de los motivos por los que actualizar a la nueva unidad. Si nuestro trabajo diario nos imposibilita interactuar con la pantalla tanto como quisiéramos o si somos invidente, entonces la actualización desde un iPhone 4 podría ser aconsejable, a la espera de que Apple integre el idioma español en el asistente.

Por último nos centramos en la velocidad de la navegación y funcionamiento de ambos modelos, obviamente el procesador A5 se nota a la hora de navegar o ejecutar juegos y otras aplicaciones, pero no es una diferencia imprescindible sin la cual no podríamos vivir.

A medida que los desarrolladores de juegos lanzan apps dedicadas para exprimir al máximo la nueva potencia es cierto que aparecerán nuevas apps en el App Store exclusivos para el iPhone 4S o al menos que tendrán un mejor desempeño. Y esta es otro de los motivos para una posible actualización a partir del iPhone 4, que seamos unos verdaderos jugones y entonces queramos experimentar en nuestras manos todas las ventajas gráficas y de cálculo del nuevo terminal.

Aún así, permitidnos hacer una pregunta, ¿actualizarás al iPhone 4S desde una unidad anterior?