De verdad toda la guerra de patentes que ahora mismo enfrentan a los fabricantes de telefonía móvil y tablets empiezan a rozar lo absurdo, además de que les restan recursos para emplear en lo que de verdad importa que es crear y desarrollar. La última viene de HTC pues se ha sabido que a principios de este mes HTC se hizo con una serie de nueve patentes que antes estaban en posesión de Google.

La razón para esta adquisición (el precio de ella no ha trascendido) está en las acusaciones legales que ahora mismo enfrentan a Apple y al productor coreano. Si recordáis, las acciones en los tribunales las emprendió la empresa de Cupertino el año pasado para defender sus productos frente a otros que copiaban su estilo tanto en forma como en contenido.

Como otras veces hemos dicho, y no nos cansaremos de repetir, Apple no ha actuado mal en este aspecto. Imaginémonos en su situación, estamos meses gastando dinero y tiempo en crear un producto interesante y diferente al resto. Ante el miedo de que luego venga cualquier otro a copiarnos la idea sin invertir los mismos recursos que nosotros, aseguramos nuestra propiedad con el medio disponible, las patentes, y aún así vemos que ocurre lo que intentábamos evitar.

¿Qué haríamos? Lo mismo que está haciendo Apple, utilizar los tribunales que para eso están, sobre todo cuando confías en que la verdad está de tu lado. Y esta noticia de hoy viene a corroborar eso, en definitiva y como comenta un consultor de propiedad intelectual alemán:

Google sabe que HTC está bajo una tremenda presión de parte de Apple y claramente en la parte perdedora.

Y como tal la empresa de Mountain View está tomando parte activa en la batalla. Es de elogiar que los chicos del Googleplex estén por fin comprendiendo que la situación también los involucra a ellos y el que estén tomando parte activa, defendiendo los intereses de sus socios, habla muy bien de ellos.

De todos modos, hay que aclarar que Google tampoco es la autora de las patentes sino que las adquirió de Palm, Motorola y otros el año pasado. Y conocer este dato pone de manifiesto cierta hipocresía desde la empresa del buscador, hace unas semanas criticaban que la competencia en lugar de innovar estaban atacando mediante patentes, cuando resulta que Google llevaba meses jugando al mismo juego entre bastidores.

¿Qué puede pasar a partir de aquí? De todo, lo más lógico es que Google pase en los próximos meses de ser un mero espectador a ser integrante de una de las partes, a medida que cuaje la compra de Motorola Mobility. ¿Será acusada Google por Apple de competencia desleal como apuntan en otros blogs en base a este traspaso de patentes? Difícil saberlo.

Lo que sí queda claro es que este enfrentamiento no ha terminado, incluso podríamos decir que acaba de empezar. Apple ha comenzado nuevas campañas para defender su propiedad intelectual en Japón contra Samsung a la vez que ha logrado ciertas victorias frente a esta compañía en Alemania, tras obligarles a retirar las presentación del Galaxy Tab 7.7 en el IFA de Berlín. No parecen cesar en su empeño. Hace dos días, Kristin Huguet, un portavoz de la compañía citó una declaración de Steve Jobs el año pasado:

Creemos que la competencia es saludable pero los competidores deberían crear su propia tecnología, no robar la nuestra

Así es como ven las cosas desde Cupertino y razón no les falta. Es cierto que el juego de patentes empieza a rozar lo absurdo y que el sistema existente quizás necesite modificación, pero es necesario que exista algún método para proteger las nuevas creaciones y favorecer la innovación. Volvamos al ejemplo que poníamos más arriba, si sabes que al final todos te van a copiar una idea en la que llevas trabajando un año, invirtiendo tiempo y dinero, y además eres consciente de que no vas a tener modo de defenderte... quizás no empieces a crear esa idea nunca. ¿Es eso lo que queremos?