El 2 de septiembre, Chile llegaba a ser portada triste de las noticias mundiales cuando nos enterábamos del trágico accidente de avión que había tenido lugar en la isla de Robinson Crusoe, al sur del país, cuando 21 personas se dirigían al archipiélago de Juan Fernández. Muchas de ellas acudían a las islas para ayudar en labores humanitarias tras los estragos del terremoto y posterior tsunami que sacudió la zona el año pasado.

Aunque algunas de las víctimas del accidente han sido encontradas sin vida entre las aguas, el aeroplano y otros cadáveres aún no han sido localizados, y es aquí donde entre en juego el servicio Find my iPhone (Buscar mi iPhone). Al parecer, el iPhone del deportista Joel Lizama emitió su posición GPS unos momentos antes de que su señal desapareciese en las aguas del mar.

Uno de los familiares del deportista fallecido extrajo esta información a través desde MobileMe y comunicó la ubicación, en la zona de Bahía Carvajal, al equipo de rescate dirigido por el contraalmirante Francisco García Huidobro, comandante en Jefe de la Escuadra de la Armada de Chile. En unas declaraciones a los medios este militar mencionó hace ya unas horas:

Del iPhone obtuvimos latitud y longitud lo llevamos a la carta y pudimos plotearla en esa posición. Ahora va a bajar un grupo de fuerzas especiales a ese a punto a tratar de pesquisar si se encuentra ese aparato

En las operaciones de rescate se están empleando numerosos buques y helicópteros, así como dos robots Proteus 1000 para descender en profundidad y visualizar el fondo. Al parecer, esta indagación por la zona señalada ya estaría dando sus frutos en la forma de numerosas piezas del avión y otros objetos en un radio de siete kilómetros.

Sin duda no se trata de una noticia alegre, ni mucho menos, y esperamos que toda esta búsqueda sea fructífera. Sin embargo, esta circunstancia pone de relieve la gran cantidad de usos que la función Buscar mi iPhone está teniendo, como en este blog hemos analizado en varias ocasiones.