¡No te pierdas nuestro contenido!

Es de común conocimiento que los iPad se están vendiendo muchísimo más que cualquiera del resto de tablets Android del mercado. Y no estamos hablando de problemas en la venta porque sea un producto malo contra uno bueno. Eso fue algo que ya superamos hace mucho. Es algo innegable que ambos productos (clasificando a todos los tablets Android HoneyComb en la misma categoría de producto) son muy buenos y satisfacen a un determinado sector de consumidor de productos tecnológicos.

Pero a mi parecer, los tablets Android cuentan con una serie de desvantajas que les impiden entrar de lleno en las ventas:

  • No tienen una distribución real y accesible al usuario, llegando en muchos casos a través de compañías telefónicas como si fuera un smartphone. Todo con el objeto de ahorrarse un poco el coste e intentar tener una puerta más accesible al usuario (craso error, a mi entender). Apple iPad es de Apple y se vende a precio cerrado en cualquier gran superficie o tienda especializada.
  • Debido a los bajos volúmenes de fabricación y altos costes de distribución (donde Apple fabrica más con menor coste, pues cada marca manufactura muchas menos unidades que la manzana mordida), en muchos casos el mismo tablet en Android es más caro que el iPad equivalente en prestaciones, siempre hablando de producto libre.
  • iOS es un sistema operativo que ya usan más de 120 millones de usuarios, y aquel que tiene un iPhone o un iPod Touch, ya sabe manejar un iPad. No es así en HoneyComb, pues su sistema difiere en exceso del Android para smartphones. Requiere un aprendizaje desde 0.
  • Apple lleva un año de ventaja en aplicaciones y desarrollos, y cuenta con el apoyo masivo de muchos desarrolladores que ven en él una plataforma rentable que ha repartido ya 2.500 millones de dólares en dividendos. Android todavía plantea dudas en cuanto a su rentabilidad con aplicaciones de pago, y el Android Market de HoneyComb crece a un ritmo muy lento.
  • El usuario ve en Apple un modelo, varias opciones de memoria o conectividad, pero un mismo modelo. En los tablets Android, hay más opciones de diferentes marcas, pero debido a la nueva política de Google para intentar impedir la fragmentación, el sistema es el mismo en todos. Da igual que compres Samsung, Motorora, Acer, Asus o cualquier otro: un tablet Android HoneyComb tiene exactamente el mismo sistema operativo. Por lo tanto, crea confusión en el usuario que la elección de marca sea algo subjetivo, pues no había verdaderas ventajas entre uno u otro modelo. En ese momento, peso, ergonomía, precio o confianza en la marca son los únicos argumentos para elegir uno u otro. Al final, Apple vende el mismo aspecto por dentro y por fuera, pero Android vende diferentes aspectos por fuera y el mismo por dentro. Eso causa confusión en un usuario no tecnólogo.

Y por último, aunque no menos importante, tenemos el aspecto del marketing. ¿Han tenido ustedes la curiosidad de comparar anuncios para TV o publicidad general de ambos modelos? Hay una diferencia muy importante: mientras los tablets Android venden hardware y nombres de software (el nuevo tablet tal con Android HoneyComb), Apple no menciona ni un solo dato de hardware ni software; Apple habla de experiencias y de usos.

A esta misma conclusión han llegado en tiPB.com donde han hecho una interesante comparación de los anuncios que hace Verizon para publicitar los tablets Android (compañía telefónica, insistimos en el error). Mientras Apple tiene frases comerciales como:

Cuando la tecnología no importa, todo se vuelve más agradable. Si pregunta a sus padres, lo llamarán intuitivo.

No hay más que echar un vistazo al último anuncio del iPad 2 que ya les anunciamos hace poco, y lean aquello que dice:

Ahora podemos ver un periódico, oír una revista, acomodarnos con una película y ver una llamada de teléfono. Podemos ir a clase en cualquier parte, tener una tienda libros entera y tocar las estrellas. Porque ahora, tenemos esto.

Ni se menciona el nombre del producto, se está vendiendo una experiencia, al alcance de cualquiera. Algo sencillo e intuitivo, la oportunidad de redefinir el hacer cosas que antes no podíamos hacer. Y lo más gracioso es que eso mismo podemos hacerlo también con un tablet Android, pero fíjense en lo que se vende en sus anuncios.

Estas son algunas de las píldoras que suelta el anuncio:

El primer tablet Android 3.0. Android 3.0 está diseñado para una potente multitarea. Tendría que convencer a mi mujer. Su mujer adorará el chipset nVidia Tegra 2, podrá hacer streaming de películas desde el Android Market y es actualizable para redes LTE 4G.

Apple vende experiencias y los argumentos para comprar la competencia es que es un tablet Android 3.0 preparado para multitarea, con el chipset Nvidia Tegra 2 ¡¡¡que le encantará a su esposa!!! y actualizable a redes LTE 4G. Si echamos un vistazo a la publicidad general de los tablets Android, toda se basa en esgrimir argumentos hardware que el potencial comprador ni entiende ni le importan, y que además hace que huya de ello pues no lo comprende.

Y encima, uno de los motivos publicitarios, es la disponibilidad de Angry Birds, que como todos saben nació en iOS: la imagen que transmiten es "vendemos algo donde también podrá hacer lo mismo que con el otro". Mal, vendan sus propias experiencias que son muchas y muy buenas.

Siguiendo esa senda, siempre tendrán copado el mercado de los anti-Apple o anti-iOS, que quieren un dispositivo más cercano a un ordenador y más flexible en cuanto a determinados usos. Un sector de público eminentemente geek tecnológico de diferentes niveles, que está familiarizado con conceptos como los que venden, y que conseguirán un producto que les satisfará ampliamente. Pero ese sector sigue siendo muy pequeño, y la gente normal, la que no entiende de procesadores, sistemas operativos o chipsets, quieren un experiencia y una facilidad: quieren eso que vende Apple.

Por eso, mientras las cosas no cambien, 2011 será el año del iPad 2 (lo está siendo) y no el de la competencia. Muchos insisten en que en unos años los tablets Android serán la norma en el mercado. Yo lo dudo. En el mercado de los smartphones está claro porque Android ataca sectores de consumo a precios más competitivos y tiene una oferta más amplia ya que hay diferencias notables entre diferentes marcas.

Pero en tablets no es así. Por muchos tablets Android HoneyComb que haya, siempre serán iguales en sistema operativo e intentar vender un producto que no es un smartphone, a través del mercado de las compañías telefónicas, lo limita en cuanto a su salida. El concepto es simple: la gente normal, no se gasta más de 300€ en un móvil, porque intenta sacarlo a la compañía. La venta de terminales libres es muy limitada en ese sentido, y cuanto mejor es la oferta, mayor es su éxito. Pero en tablets la gente SÍ se gasta más de 500€ en uno, porque entiende que aquello que compra no es un teléfono, es algo más parecido a un ordenador. Y eso es lo que cuesta uno de estos. Es así de simple.

A mi parecer, el camino de Android HoneyComb (y por extensión del resto de competencia) no es el correcto. Ese mercado nunca despegará hasta que no se den cuenta que realmente un tablet no es smartphone grande y no se puede vender igual. Ni en Apple ni en Android ni en ningún otro.