Aún recuerdo los malos momentos que muchos de nosotros pasamos cuando actualizamos nuestro iPhone 3G a iOS 4. Había muchos motivos para desear la actualización, pero nuestro móvil se convirtió en un diplodocus que se movía lentamente entre pantallas y aplicaciones. Las críticas se sucedieron pero el mal ya estaba hecho, y aún hoy algunos lo sufren a diario. Menos mal que Apple parece haber aprendido la lección y iOS 5 funciona realmente bien en un iPhone 3GS.

Al menos eso se desprende de la demostración que podéis ver en este vídeo, ponen lado a lado el iPhone 3GS con el iPhone 4 ejecutando la revisión iOS 5 y uno puede mirar de frente al otro sin ningún tipo de complejos. Aunque echamos en falta alguna que otra prueba más profunda o potente.

Tengo que reconocer que estaba bastante equivocado con los planes de Apple pues desde un principio pensé que el iPhone 3GS se quedaría fuera de la quinta versión del SO para evitar la ralentización que sufrió el 3G. Nada más lejos de la realidad. Enhorabuena a los felices poseedores del móvil redondeado, pues sigue estando más vivo que nunca.