El iPhone 4 colocó 1.5 millones en su primer día, algo que le ha valido el record Guinness al dispositivo portátil de juegos más rápidamente vendido en la historia. Las comparaciones son odiosas y en este caso diría también que imposibles. Sí, puede que PlayStation Portable vendiese 200.000 consolas en su primer día o que Nintendo DS sumase medio millón, pero hablamos de máquinas específicas con un público potencial harto más reducido.

¿Por qué meter al iPhone en el mismo saco que consolas portátiles propiamente dichas? Gaz Deaves, editor de la publicación sobre videojuegos que imprime anualmente la organización, alaba así al terminal:

El lanzamiento del iPhone no sólo ha cambiado la industria móvil, sino también la del videojuego. Con la infinita selección del App Store y un dispositivo intuitivo, Apple ha creado un gigantesco especio no sólo para sí misma, sino también para el género de los juegos casuales, que literalmente proporciona entretenimiento a los usuarios allá donde estén.

El propio App Store ha conseguido también el record a la plataforma de aplicaciones más popular y a la tienda de videojuegos digital más cuantiosa, con 6.500 millones de descargas y 259.740 apps registradas hasta septiembre de 2010. De ellas, 37.362 son juegos, cifra ampliamente superior a los 1.110 títulos disponibles en Steam o los 1.300 de Xbox Live Arcade.

Más records: Apple ostenta ya la línea de lanzamiento más grande disponible en sistema de juego alguno gracias a los 500 títulos presentes en el primer día del App Store.

Angry Birds no podía faltar en esta retahíla de premios, alzándose como juego de pago más descargado en la mayoría de países. Plants vs. Zombies, por su parte, es el título más rápidamente vendido de la tienda con 300.000 descargas en sus primeros nueve días. Tap Tap Revenge es la franquicia para iPhone más popular gracias a sus 15 millones de descargas.

Os dejo con el debate de si el iPhone debería ser considerado o no una consola portátil y por tanto si este reconocimiento es válido.