Hay quienes, como este que os escribe ahora mismo, no tienen mucho que pensar a la hora de decidir si renovar o no su iPad, simplemente porque no poseen el modelo anterior, el original. En estos casos, nuestra única disyuntiva real consiste en saber cuál de los modelos de iPad 2 nos conviene más, cuál vamos a adquirir en cuanto podamos, si es que vamos a comprar alguno, y en mi caso la decisión está más que tomada en lo que tiene que ver con elegir entre modelo WiFi y modelo 3G.

¿Cuál es la razón para estar tan convencido de que en mi caso el modelo ganador es el modelo WiFi? ¿Por qué deberías plantearte las mismas cuestiones tú, querido lector? Os comento tres motivos que me han llevado a esta conclusión:

  1. Con Personal Hotspot puedo aprovechar la conexión de mi iPhone 4 cuando esté en la calle: como en mi hogar poseo una conexión WiFi de buena calidad, cuando esté en casa podré aprovechar al máximo la comodidad que me otorga esta línea. Por otra parte, con la novedad introducida en iOS 4.3 por la cual podemos compartir la conexión de nuestro iPhone 4, no tendré ningún problema en navegar o descargar en el exterior en los casos puntuales que así lo requiera. Porque sólo sería en casos puntuales, si fuese un uso continuado el planteamiento cambiaría totalmente.

  2. Parece ser que el GPS del iPhone se comparte con el del iPad cuando está activo el tethering. Es decir, que si estamos conectados al iPhone usando Personal Hotspot no es problema usar una app como Mapas en el iPad 2 sabiendo exactamente dónde nos encontramos. Es una característica a destacar pues eran muchos los que consideraban una desventaja apostar por el modelo WiFi sabiendo que carece de sensor GPS. De modo que este punto es una sorpresa importante.

  3. Es más barato: si los precios en nuestros respectivos países se mantienen como estaba el modelo original, el ahorro llega a ser de 130 dólares. Pero no sólo eso, por supuesto que el ahorro más importante se produce en la cuota mensual que hay que pagar a la operadora de telecomunicaciones por ofrecernos la conectividad 3G, eso se puede traducir en ahorros de 150 a 300 dólares anuales suponiendo las tarifas planas que hay actualmente en el mercado mundial.

Tal como podéis apreciar en los tres motivos expuestos, quizás el propietario de un iPhone 4 no tenga mucho más que meditar antes de decantarse por el modelo WiFi, ¿vosotros qué pensáis al respecto?

Actualización: Hay una consideración más que supone un punto a favor de la compra del modelo WiFi sobre el 3G, y es la posibilidad que nos otorga de hacer llamadas en Facetime haciendo uso del Personal Hotspot. Una ventaja nada despreciable.