¡No te pierdas nuestro contenido!

No se habla de otra cosa más que de la Worlwide Developers Conference y la hipotética presentación del iPhone 5, que podría caerse del evento para ser anunciado en septiembre.

La expectación es máxima y ello se refleja en la rapidez con que se han vendido todas las plazas disponibles. A las 8:30 horas de la mañana de ayer, Apple abría el proceso de registro. A las 6.30 de la tarde (horario estadounidense) se veía obligada a colgar el cartel de SOLD OUT. Esto pese a que cada pase cuesta la nada desdeñable cifra de $1.599.

El año pasado el aforo se completó en ocho días, algo que esta edición ha conseguido siete veces más rápido. El evento tendrá lugar del 6 al 10 de junio en San Francisco, en el Moscone West Center y espera recibir a más de 5.000 asistentes.

Curiosamente, muchas compañías de primer nivel (partners de Apple incluso) se han quedado fuera del evento al no haber podido presupuestar su asistencia con tanta celeridad, lo que podría lastrar buena parte de las sesiones programadas.