Corría el año 1983, y un amigo mío me invitó a su casa para enseñarme su flamante consola Atari 2600, todo un portento de posibilidades. Uno de los juegos a los que jugamos fue el Artillery Duel, un juego muy sencillo: un cañón a cada lado de la pantalla. Podías variar el ángulo del cañón. Estos, dentro de un ambiente montañoso. Apunta y dispara. La bala volaba, según el ángulo de disparo, gracias a uno de los primeros algoritmos de física de objetos del mundo de los videojuegos. Si daba al contrincante, habías ganado. 26 años después, en un dispositivo táctil que cabe en la mano, y bajo esa misma premisa de lanzar un objeto en un ángulo determinado, un pequeño estudio finlandés lanza al mercado de la App Store: Angry Birds. El resto, es historia viva del mundo del videojuego.

El fenómeno de Angry Birds ha traspasado fronteras y ha llegado a unas cotas que estoy convencido que para sus creadores eran impensables cuando lo creaban. Un reciente estudio habla que cada día se juegan 200 millones de minutos al Angry Birds, los estudios 20th Century Fox han financiado una versión que aparecerá en marzo, llamada Angry Birds Rio para promocionar una película de próximo estreno del estudio creador de la trilogía Ice Age, además que se han vendido millones de copias en iOS y se han ingresado millones en publicidad con la versión Android. Se venden muñecos, podrían llevar a los pájaros al cine, existe una versión para casi cada plataforma móvil y Rovio ya prepara su desembarco en Xbox 360 o PS3. Sin duda completamente increíble.

A todos estos logros, ahora hay que sumar alguno más. Uno es la creación de la Rovio Academy. Algo tan sencillo, como la necesidad de contratar nuevos programadores para el juego, que además prepara su secuela para este año. El perfil que se busca es ser programador, saber hablar finlandés, y experiencia en C++. Las personas que encajen en este perfil, y estén interesadas, podrían entrar en la Rovio Academy, un programa para reclutar y formar a desarrolladores, de 6 meses de duración, con el fin de incorporar nuevos valores a la plantilla de la compañía.

Nuestra meta es incorporar nuevos talentos, ofreciéndoles formación impartida por expertos experimentados de la industria, para contratar a todas estas personas formadas como programadores de Rovio. El programa consiste en 26 días de formación de todo el grupo, uniendo formación teórica, lecciones guiadas sobre trabajo real y formación en trabajo real. El período de inscripción finaliza el 20 de febrero, y la formación comenzará a primeros de abril de 2011.

Pero además, Angry Birds fue uno de los protagonistas de la pasada Super Bowl. En el anuncio de la película "Rio", se introdujo un código sólo visible si se graba el anuncio y se busca con la pausa, fotograma a fotograma, que permitirá acceder a un nivel especial del próximo "Angry Birds Rio". Si el jugador supera ese nivel, podrá participar en un sorteo de un viaje al estreno de "Rio", en la ciudad de Río de Janeiro, el próximo 22 de marzo.

¿No es suficiente? Pues resulta que Rovio ha creado una moneda propia para usar con Angry Birds. Se llama Bad Piggy Bank y es un tipo de "divisa" que servirá, entre otras cosas, para eliminar la publicidad de la versión de Android del juego, cargando en la factura de nuestro móvil dicho pago. Además nos servirá para comprar funcionalidades específicas del juego. Sólo funciona en Finlandia, por ahora.

Y por último, para completar mercados, Rovio ya ha anunciado que está terminando una versión del popular juego para Windows Phone 7, y que además prepara una versión Angry Birds 3D, para todos los dispositivos que soporten esta tecnología.

Negocio saben hacer, y el Universo Angry Birds parece que no para de crecer, mientras los usuarios siguen respondiendo. Para muchos, este juego que ha vendido más de 12 millones entre todas las plataformas, podría considerarse como el juego móvil más popular de la historia (al menos, por ahora).