¡No te pierdas nuestro contenido!

Analicemos detenidamente. ¿Para qué sirve un tablet? ¿Cuál es su función? Mostrarnos de una manera práctica y elegante contenidos maquetados, no texto plano que puede ser reformateado fácilmente. Bajo este prisma, si echamos un vistazo al mercado de los libros electrónicos (lectores con tecnología de tinta electrónica) veremos que el tamaño estándar que se ha establecido es el de 6", que es un poquito más pequeño que los nuevos tablets que hay en el mercado como el Samsung Galaxy Tab o el futuro Blackberry Playbook, entre otros.

Cualquiera que tenga uno de estos lectores sabe que es lo mejor que hay para leer. Pero para leer texto no maquetado que de una manera fácil y práctica podemos aumentar o disminuir de tamaño de letra, ya que simple y llanamente, es texto. Nada más. Pero ¿qué pasa cuando vemos un PDF en estos formatos, adaptados a un tamaño de folio A4? Que es una tortura. Todos: Kindle, Sony, Papyre... cuando vemos un documento maquetado, con una distribución concreta del texto, imágenes, tipografías, cabeceras... pensado para un folio A4 (la gran mayoría) en uno de estos lectores es una auténtica tortura. Lo es por lo pequeño que se ve, por la pérdida de detalles y el hecho que al final hemos de usar el zoom. No están pensados para ello aunque lo soporten.

Si partimos de esta premisa, cuando volvemos sobre el concepto del tablet, este está pensado para ver contenidos maquetados. Todo es maquetado: aplicaciones, PDFs, web, revistas, correo... a excepción de gráficos (juegos) o vídeo y fotos, todo lo demás requiere de una pantalla capaz de mostrar dicho contenido. Y una pantalla de 7", panorámica, que puesta en apaisado ocupa la mitad de un iPad, en mi opinión, no está pensada para ello. ¿Leer libros? Por supuesto. Ya funciona en tamaños más pequeños siempre y cuando sean sólo texto. Pero web, documentos PDF maquetados (como libros de texto o técnicos), revistas, comics que en su mayoría procedente de escaneados A4 o similares... un sinfín de contenidos que en una pantalla de 7" se ven demasiado pequeños. Esa no es la solución y eso no es uno de los puntos importantes que Steve Jobs definió cuando dio la fórmula del éxito con el iPad. Pero ojo, no sean tan ciegos de creer que estoy defendiendo al iPad. Defiendo el concepto de las pantallas de, al menos, el tamaño de un iPad. Pantallas de 9'7" o de 10'1" me parecerán perfectas para el propósito expuesto, vengan de quien vengan: androides, manzanas, moras u otros.

Se habló durante mucho tiempo de la posibilidad de la existencia de un iPad de 7", y hasta hubo capturas de una presentación que juraron que Steve Jobs lo tenía encima de la mesa. Desde luego, nada más alejado de la realidad. Preguntado el CEO de Apple al respecto de estos rumores hace poco, no tuvo ningún inconveniente en clasificar estos tablets de 7" como muertas nada más llegar.

Hablando acerca de la avalancha de tablets que llegan al mercado. Sólo unas pocas han tenido una entrada fiable. Muchas de ellas usan pantallas de 7", comparadas con el iPad que usa una pantalla de cerca de 10". Una pantalla de 7" es sólo el 45% del tamaño del iPad. Pongan un iPad en vertical y tracen una línea horizontal del centro hacia abajo. Lo que nos queda es una pantalla de 7"... demasiado pequeña. Existen unos límites claros de lo cerca que pueden estar unos elementos de otros en una pantalla antes que los usuarios no puedan tocar con precisión. Creemos que la pantalla de 10 pulgadas es el mínimo necesario.

Y estoy plenamente de acuerdo. Estamos hablando de una empresa que ha trabajado durante más de 3 años en el concepto del tablet y en cómo resucitarlo. Una empresa que ha conseguido encontrar la fórmula y que ha provocado la próxima avalancha de dispositivos de estas características. Todo el mundo va a querer colar un tablet en su casa, desde Apple que ya lo intenta, pasando por todas las marcas que algún día tuvieron o sacaron un portátil, netbook, móvil o dispositivo musical. Hasta Creative Labs sacará dos tablets basados en Android, los Creative ZiiO, de 7 y 10" (mal el primero, bien el segundo).

¿Pero por qué lo del tamaño de 7"? Sinceramente, no lo sé. Se escapa a mi entendimiento. Tal vez sea por igualarlos un poco al formato que se ha convertido en el estándar de los lectores de ebooks con tinta electrónica. Puede ser cuestión de costes (una pantalla que es el 45% de otra es más barata). O quizás el problema es buscar un factor diferenciador del iPad para que se vea que lo que vende la competencia no es un iPad y por lo tanto, intentar que se note menos que copian conceptos, o diferenciar productos o gamas dentro del mismo.

La realidad es que hay un nuevo mundo entre nosotros. Hay un nuevo producto que ha creado un nuevo sector de consumo, y que dicho sector tiene pinta de quedarse entre nosotros mucho tiempo y formar parte de nuestro futuro, como ya lo está haciendo el smartphone. Y que hechos por Apple, Amazon, Samsung, Blackberry, Nokia, Creative Labs o Acer... con una pantalla de 7" será siempre demasiado chico para el propósito de los mismos. Si no, que se lo digan a la cantidad de estudiantes americanos con un Kindle DX con pantalla de 9'7", que usan para sus PDFs de texto maquetado. Yo personalmente, tengo varios libros técnicos sobre bases de datos Oracle, servidores de aplicaciones Weblogic o programación Apple (lectura ligera... vamos) y en mi pantalla de 9'7" los leo como si los hubiera impreso. En un Galaxy Tab, acabé hasta mareado en algunos textos que probé de tanto fijar la vista.

En conclusión. El problema no es de quién venga el tablet, el problema es el tamaño con el que venga, pues al final en los tablets, el tamaño sí importa.