¡No te pierdas nuestro contenido!

¡Feliz Navidad a todos! ¿Papá Noel os ha regalado ese magnífico objeto de deseo que es el iPad? Muchos de vosotros pensareis, ¿y ahora qué? ¿qué hago con este tablet? Pues primero vamos a enseñaos a configurarlo y sacar todo el partido que tiene con las opciones que trae por defecto. Primero vamos a centrarnos en sacar el potencial del dispositivo tal cual viene, y en la próxima entrega hablaremos sobre esas aplicaciones que no deben faltar en él, según vuestros gustos o preferencias. Las aplicaciones que dan el sentido completo al dispositivo.

El iPad, recién sacado de la caja y activado con iTunes, permite que carguemos nuestros contenidos de música, vídeo e imágenes. Además, podremos configurar nuestro correo electrónico, ver las posibilidades y funcionamiento del navegador web, ver vídeos de youtube... si además vamos a dar en algún momento nuestro iPad a niños, también es conveniente activar una serie de restricciones que les impida comprar contenido para aplicaciones sin nuestro consentimiento, o que puedan acceder a aplicaciones no autorizadas.

Vamos a sacar el iPad de la caja y veremos qué hacer con él.

Mi nuevo iPad fuera de la caja

Primero y principal. Si queremos poder acceder al universo de aplicaciones, debemos tener una cuenta Apple ID asociada a nuestro dispositivo. Para ello, podemos usar la cuenta que usáramos para nuestro iPod Touch o iPhone, y de esta forma las aplicaciones que ya tuviéramos compradas para estos podremos instalarlas sin problemas en el iPad. Si este es nuestro primer dispositivo iOS, entonces habrá que crear dicha cuenta. Esto podremos hacerlo fácilmente una vez conectemos el iPad. Le decimos que queremos crear una cuenta, le damos nuestros datos, una contraseña que recordemos para futuras compras y que sea segura, y poco más. Para que iPad se pueda activar correctamente, hemos de hacerlo en un ordenador con conexión a internet.

Si queremos poder comprar aplicaciones, hemos de introducir los datos de pago de una tarjeta de crédito de nuestro uso. No sirven las tarjetas virtuales que nos dan algunos servicios de pago, y que son de un sólo uso. Hemos de dar una tarjeta de crédito o débito que esté a nuestro nombre, con todos sus datos. Hay que tener presente que una vez pulsemos el botón comprar para adquirir música, película, alquiler de contenido, aplicaciones, etc. se nos pedirá nuestra clave del Apple ID, y al ponerla correctamente, se dará por realizada la compra y se descargará el contenido, haciéndose el cargo en nuestra tarjeta.

Si se nos sugiere la instalación de la aplicación iBooks, decidle que sí, pues la aplicación que nos permite leer libros electrónicos de serie con el iPad, no viene instalada con él sino que es una aplicación aparte, pero que podemos instalar automáticamente al inicio.

Configurando la conexión 3G y WiFi

El iPad es completamente libre de operador, por lo que puede que haya que configurarlo. Si tenéis la tarjeta MicroSIM insertada en el mismo al activarlo, iTunes detectará el operador y cargará automáticamente los datos de acceso en la primera sincronización que hagamos. Si no fuera así, debéis acceder a la siguiente opción: Ajustes -> General -> Red y luego Red de datos móviles. Aquí tendremos tres opciones a rellenar: nombre punto de acceso, nombre de usuario y contraseña. Según operador los datos son:

  • Movistar: movistar.es, MOVISTAR, MOVISTAR
  • Vodafone: airtelnet.es, vodafone, vodafone
  • Orange: internet, orange, orange
  • Simyo: gprs-service.com, sin usuario ni clave
  • Pepephone: gprs.pepephone, sin usuario ni clave
  • Másmóvil: internetmas, sin usuario ni clave
  • Euskaltel: internet.euskaltel.mobi, CLIENTE, EUSKALTEL

Para el WiFi, como cualquier otro iOS, por si no lo sabía:. Ajustes, WiFi. Activamos, detectará nuestra red y damos la clave. Introducida una vez, recordará la clave y se conectará a dicha red la próxima vez que la detecte.

Configurando el email

Si tenemos una cuenta en gMail o Hotmail, lo mejor que podemos hacer es configurar nuestra cuenta en cloud computing. Esto no es otra cosa que una conexión en tiempo real con el servidor, de forma que nuestro calendario y contactos del dispositivo será el mismo que tengamos en gMail o Hotmail. Además, si recibimos un correo, el dispositivo lo recibirá de inmediato y nos avisará. Lo que se denomina push mail.

Con gMail vamos a Ajustes -> Mail, contactos, calendarios y Añadir cuenta... Elegimos una cuenta Microsoft Exchange y escribimos el email de gmail (incluyendo el @gmail.com), dominio vacío, usuario el ID de gmail completo (incluyendo nuevamente el @gmail.com) y la clave. Pulsamos en siguiente y cuando nos pida el nombre del servidor, introducimos m.google.com. Pulsamos Siguiente y activamos correo, calendario y contactos. Nada más sencillo. En el caso de Hotmail es igual, sólo que poniendo en el nombre del servidor m.hotmail.com.

El contenido a sincronizar

Con el iPad conectado, a la izquierda de iTunes veremos todo lo que hay en nuestra biblioteca. Una de las opciones es el propio iPad debajo de Dispositivos. Si pulsamos en él, tendremos acceso a una serie de pestañas a la derecha con todo el contenido. Aquí podremos elegir qué contenido sincronizar: música, películas, series de TV, podcast, fotografías... simplemente seleccionamos sincronizar todo el contenido del medio que sea o elegimos la selección de contenidos a sincronizar.

En el caso de las fotografías, para Mac podremos seleccionar los albums, eventos o selección a sincronizar. En el caso de Windows, las carpetas con imágenes compatibles para sincronizar.

Otros pequeños ajustes

En General tenemos las restricciones que hemos de activar para evitar compras no deseadas, sobre todo si damos el dispositivo a un niño para jugar. Una vez activadas, nos pedirá una clave e introducida la misma podremos desactivar las compras integradas. Igualmente podemos establecer una serie de criterios para los contenidos o hacer que no se puedan instalar o eliminar aplicaciones, etc. Es conveniente echar un vistazo a estas opciones como ya comentamos hace poco con un caso del juego de los Pitufos.

En cuanto a la navegación web, se hace con Safari. Haciendo el gesto de pinza de dentro hacia fuera haremos zoom (aumentaremos el tamaño), de fuera hacia adentro nos alejaremos y si hacemos doble pulsación en una zona, agrandaremos esta. En la parte superior tenemos un número donde podremos ir a la navegación por pantallas, muy práctica.

Sincronizar libros

En este caso, la sincronía de libros en cuanto a ficheros epub o pdf, es tan sencillo como la copia de archivos MP3. Se basa en el drag and drop o arrastrar y soltar. Sólo cogemos los ficheros de extensión epub o de extensión pdf, los arrastramos a la biblioteca de iTunes, arriba a la izquierda, y veremos que se marca. Soltamos y se copiará. Luego, en la pestaña libros que aparece al pulsar en Dispositivos, podemos elegir si queremos sincronizar todos o los que seleccionemos.

Si queremos no tener problemas con formatos y derivados, os recomiendo la lectura de la Guía para cargar libros en iBooks de nuestra sección iPad a fondo, a la que tampoco le vendría mal que le echarais un vistazo.

No se vayan todavía, aún hay más

Os recomiendo que echéis un vistazo a las visitas guiadas de Apple para el iPad, donde tenéis más información detallada de todas las posibilidades que tiene iPad como usuarios.

En la próxima entrega veremos qué aplicaciones son imprescindibles para cada uno de los usos que podemos darle al iPad: productividad, juegos, noticias, fotografía... nos vemos en breve.