Hay ávidos lectores, como yo, que aún no han tenido el placer de comprarse un iPad para poder pasar las horas leyendo. Eso sí, lo he probado y es muy cómodo a pesar de que la pantalla pueda brillar demasiado incluso bajo mínimos en plena oscuridad. A la espera de poder adquirir un dispositivo más apropiado para la consumición de ebooks (ya sea la tableta de Apple o un Kindle), me tengo que apañar con mi Macbook Pro de 13" (2 Kg). Para todos aquéllos que tengan un Macbook Air (mejor aún) o un modelo de 13", os traigo una serie de programas imprescindibles para la gestión de ebooks. Visores, conversores, gestores de biblioteca...todo lo necesario para disfrutar de la literatura en nuestros equipos portátiles de poco peso (desde el sillón o la cama).

FBReader

Disponible para multitud de plataformas (Linux, Windows XP/Vista, Mac OS X y algunos móviles basados en Linux) es mi visor de cabecera. Tiene licencia GNU GPL y muchas características configurables que lo hacen muy completo, permitiendo una distribución de los elementos en la pantalla adaptados al usuario en cuestión. Agregar libros es muy sencillo y soporta gran cantidad de formatos: ePub, fb2, oeb, html, rtf, pdf, lit, etc.

Posee un buscador integrado que se nutre de las principales redes de distribución de libros gratuitos en Internet. Para los libros que lo dispongan, podemos acceder a su tabla de contenidos y a los metadatos del libro (que podremos editar). La rotación del texto es una de las características imprescindibles para mí en este tipo de software, así podemos sostener el portátil como si fuera una novela física. FBReader también nos permite buscar palabras en el libro actualmente cargado y gestionar todos los que hayamos añadido. Si al final os decidís por FBReader os dejo un enlace con una configuración muy cómoda para mi gusto. Su algoritmo de guionización, divide las palabras de manera inteligente cuando modificamos el zoom y el scrolling automático es muy útil. FBReader es un lector que se concentra en proporcionarnos un entorno sencillo y sin distracciones. Por eso me gusta.

Stanza

Stanza es otro de los grandes lectores conocidos para la plataforma. Con su versión para iPhone y iPod Touch, Stanza tiene ventajas y desventajas con respecto a FBReader. Con respecto a las desventajas, resaltar que no he encontrado un botón de rotación de documento que como ya dije en párrafos anteriores para mí es imprescindible. Hay detalles muy funcionales, como pueden ser la variedad de layouts del que dispone (con varias columnas, como una única línea de texto, ocupando el ancho de la pantalla) o los temas de color que ayudan a fijar la vista (no sólo fondo blanco, sino que incluye temas invertidos, azules, negros...). Además una de las ventajas de utilizar Stanza es la capacidad de exportación a distintos formatos que posee: permite convertir documentos al formato Kindle, ePub, Palm , Word, PDF, Adobe Digital Editions, etc. Digamos que es conversor y visor a la vez. Dispone de opciones para activar justificación completa, dibujo de bordes en torno a la página, guionización, transiciones de página y scrolling automático.

Calibre

Para mí, la combinación Calibre y FBReader es la ganadora puesto que la conversión de libros la utilizo más bien en casos puntuales. Calibre me ofrece esta funcionalidad que no es indispensable en un lector, además de tener una gran potencia de edición con la que Stanza, por querer abarcar más de la cuenta, no puede competir. El programa cuenta con funciones muy variadas: desde la gestión de librerías hasta la conversión y sincronización con distintos dispositivos ampliamente usados. Una de las posibilidades más interesantes que se nos ofrece es la capacidad para descargar noticias de distintas fuentes de información y mostrárnoslas como si de un ebook se tratara. The New York Times, The Wall Street Journal, The Guardian y Time son algunos de los medios disponibles pero hay muchísimos más organizados por países (incluido España). Permite conexión con iTunes y puedes lanzar un servidor con acceso vía web para tener acceso a tu biblioteca desde cualquier lugar del mundo. Como lector me parece algo recargado.

eCub

Un creador-conversor de libros, mucho más discreto y humilde que Calibre. Sin embargo, he creído necesario mencionarlo debido a que es capaz de convertir tus libros en archivos de audio gracias a un sistema llamado eSpeak que traduce las frases escritas a voz. También nos permite personalizar nuestra creación indicando la portada, editando los metadatos, el contenido, el índice, etc.

Amazon Kindle

Si eres comprador habitual de libros electrónicos en Amazon, deberías conocer este programa. Puede serte de utilidad si en un momento determinado no tienes a mano tu Kindle. Es un lector simple, sin florituras. Eso sí, requiere de una cuenta en Amazon para poder empezar a usarlo. Dispone de varias opciones de ordenación (por autor, fecha, etc.), sincronización con Kindle y biblioteca para los libros adquiridos.

Sin lugar a dudas, son los tres primeros programas los que tendréis que tener más en cuenta al iniciaros en Mac OS X. Excelentes por sus prestaciones nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades que a más de uno le hará olvidar el estático papel. Y para los viejos románticos enamorados del libro de tapa dura, una recomendación: probadlos porque merecen la pena.