Sí, soy cliente de Orange España, esta compañía con nombre de color/fruta que recientemente ha substituido sus tarifas -bueno, los nombres de éstas- por medio zoológico (el iPhone vendrá asociado a una Tarifa Delfín, así que los que huyáis despavoridos de Movistar para conseguir el nuevo terminal os tendréis que ir acostumbrando).

Hace ya mucho tiempo, desde que se anunció que el iPhone 3GS llegaría a Orange, sabíamos que a Movistar se le estaba acabando el chollo de Apple.

Cada uno puede pensar lo que quiera sobre las compañías telefónicas, yo personalmente tengo bastante mala imagen de todas en general, pero no me extenderé demasiado:

  • Movistar me parece cara pero fiable y se suele llevar el gato al agua en cuanto a variedad del catálogo.

  • Vodafone tiene unas tarifas asequibles pero varios amigos me han comentado que el tema de la facturación no siempre lo llevan demasiado bien (para el cliente, claro está).

  • Orange tiene fama de ofrecer una cobertura relativamente limitada (en casa, dependiendo de dónde me coloco pierdo totalmente la línea, y ya os digo que no es culpa de que le ponga la mano donde no toca a mi iPhone 3GS), pero los precios que ofrecen en los terminales de alta gama son tan potentes como sus nuevas tarifas planas.

Llevo más de 200 palabras y aún no os he explicado el por qué de este título tan... ¿sensacionalista? Acomodaos bien en vuestras sillas, sillones o sofás (¡leer blogs con un iPad es una maravilla!) porque ahora empieza lo bueno.

Como os comentaba, soy cliente de contrato y éste no acaba hasta principios de año. Aún teniendo permanencia, las compañías, cuando haces un amago de portabilidad (iniciar una portabilidad sin intención real de irte a la otra compañía -a partir de los doce meses ya se pueden hacer estos amagos-), suelen llamarte ofertando terminales baratos y descuentos económicos aplicables en factura para que no te vayas.

Hace dos días, tuve que llamar al 470 (Atención al Cliente) y en el transcurso de la conversación con el teleoperador se me ocurrió la que yo pensaba, sería una idea estéril: le preguntaría por el iPhone 4. Lo hice y, sorprendentemente, el chico no me dirigió al registro de la web para obtener más información cuando estuviese disponible, si no que me explicó que sus superiores le habían informado sobre el tema y las condiciones con Apple ya hacía días que estaban cerradas, solo faltaba determinar el número de unidades y, tanto secretismo (las fechas las sabemos, pero no tenemos ni idea de los precios o tarifas) era debido a que Apple les pedía -por contrato- ese silencio para generar expectación y, de mientras, contabilizar todas las veces que se llamaba al SAT para preguntar por el smartphone y usar esos datos (entre otros) para hacer un estudio de mercado y determinar el número de unidades a pedir a fábrica.

Como se le notaba charlatán y parecía tener ganas de explicarme más cosas (a los teleoperadores no se les puede dar mucha credibilidad, pero parecía que todo lo que me había dicho hasta el momento tenía cierta lógica), así que le pregunté por los canales de distribución del producto. Velozmente me aseguró que se podría pedir en tienda, on-line de Orange y por teléfono (para renoves, contra-portabilidades, etc) y que calculaban que en cosa de dos semanas el gran grueso de clientes tuviese acceso al terminal. A todo esto, desconocía si el terminal se podría comprar a través de la Apple Store on-line (¿serán libres los terminales?).

Para acabar, le pregunté sobre la situación de los usuarios que ya éramos clientes: el renove de Orange es un poco malo, así que me recomendó que hiciese un amago de portabilidad y preguntase por el iPhone 4, que tal vez disponían del listado de terminales nuevos y podían hacerme una oferta o reserva con él, aunque no estaba del todo seguro.

teleoperador

Sin pensármelo dos veces, esa misma noche -la de antes de ayer-, entré en la web de Yoigo y, para evitar males mayores, escogí pasar mi número actual a tarjeta de prepago (imagínate que no consigues cancelar la portabilidad a tiempo y te ves ligado a un contrato por 18 meses con un teléfono que no querías).

Ayer por la mañana recibí dos mensajes, uno de Yoigo dándome la bienvenida y otro de Orange pidiéndome que llamase a un número antes de irme.

Llamé al número que me indicaban, me preguntaron por qué me quería ir y yo les mencioné el tema del iPhone 4. La mujer que me atendía de repente se puso a la defensiva (la conversa fue parecida a lo que os transcribo a continuación):

Operadora 1: Uy, ¿el iPhone 4? Ahora mismo no lo ofrecemos, hace dos meses que estamos esperando porque tiene problemas de software...

Yo (David): ¿Dos meses?, ¿problemas de software?, ¡pero si hace poco más de 20 días que salió en América y lo que falla es la antena, que es hardware!

O: ¿Hardware?... ¿Para qué quiere un teléfono que no puede llamar?

D: ¿Para qué venden un terminal que dicen que no puede llamar?

O: ¿Qué tiene un iPhone que no tenga otro teléfono con..., Symbian no, que se quejan..., con Android? Le puedo ofrecer el Galaxy, que a todas luces es mejor teléfono que el iPhone 4, como mínimo para mí.

D: Mire, el iPhone 4 tiene el iOS4 y no hay ninguna otra compañía que sea capaz de igualar la experiencia de usuario que se obtiene en Apple.

O: Pues los Androids...

La llamada, afortunadamente, se colgó.

Es evidente que la operadora me quería colar un teléfono cualquiera para que no me marchase de la compañía y que debía intentarlo con todo tipo de artimañas (la mujer parecía odiar tanto a Apple que bien hubiese pasado por hija de Steve Ballmer o del mismísimo Bill Gates) y también salta a la vista que la información que llega a los Call Centers no es la mejor ni la más actual.

Como no había quedado contento, volví a llamar, esta vez me atendió otra operadora a la que le comenté que su compañera me había dicho que el iPhone no llamaba. La segunda mujer fue más amable, pero también dejó ir unas perlas que reflejan el caos informativo que reina entre los teleoperadores antes de un lanzamiento tan importante como es el del iPhone 4:

Operadora 2: ¿El iPhone 4?, saldrá dentro de una o dos semanas, pero sí que funciona bien. Mi compañera se debe haber equivocado y lo que le quería decir es que no es multifunción, el que no funcionaba bien era el anterior, el 3G, por eso lo retiraron tan rápido del mercado.

David: Mi iPhone 3GS sí que tiene multitarea... Y el iPhone 3G lleva dos años en el mercado, el 3GS uno y todo lleva el ritmo normal de Apple, no han lanzado ningún teléfono antes de lo previsto.

O: El iPhone no es multifunción.

D: Que sí, mujer, desde la última actualización, cuando salió en Estados Unidos el 4, si lo actualizas sí que tienes algo parecido a la multitasking en los 3GS...

O: Bueno, bueno..., si usted ve multifunción donde no la hay...

D: Sí, mejor dejamos de discutir... Hasta que no anunciéis el iPhone no me podréis ofrecer en la contra-portabilidad el iPhone, ¿cierto?

O: Sí.

D: Entonces procedamos a cancelar la portabilidad hacia Yoigo.

O: Muy bien, ahora le paso con la persona que se encarga de la grabación.

(...)

Solo me queda una cosa por decir: Orange, ¡ponte las pilas!

¿Y vosotros, con quién compraréis el iPhone 4?

Imagen vía Hoy me cago en...