¡No te pierdas nuestro contenido!

Desde aquella primera y remota vez que supimos que no era iSlate o iTablet, sino iPad lo que revolucionaría la vida de muchos, Steve dejó siempre en claro la existencia de dos modelos: el iPad Wi-Fi, la línea más básica y económica , y el iPad Wi-Fi + 3G, que agrega conectividad 3G y GPS por un extra en precio. Luego supimos que ambos modelos tendrían fechas de llegada separadas, pero lo que muchos no nos preguntamos fue ¿Por qué dos modelos de iPad y no sólo el iPad 3G?

La primera opción fuerte es el precio. Para poder competir abiertamente en el mercado de las netbooks, Apple necesitaba abaratar los costos al punto donde el iPad sea una alternativa viable por un precio similar. El ofrecer un modelo básico (lo que se conoce como entry level) por $499, estaría apuntando a un grupo de consumidores más amplio que por $629 (el costo de un iPad Wi-Fi + 3G). De esta forma se pueden ahorrar los gastos que implica implementar la lógica celular, GPS y antenas adicionales en las unidades.

Por otro lado está la percepción del producto. Al ofrecer una "conectividad limitada" (Wi-Fi) y una conectividad constante (3G) de manera separada, están igualando el modelo del iPhone y iPod Touch. Estos dos últimos son dispositivos bien diferenciados, cuyos públicos, a pesar que convergen en el iPhone OS y la App Store, no los utilizan de la misma manera. En el caso del iPad, ambos modelos cumplen con los mismos objetivos, salvo que uno es más capaz de hacerlo que el otro, en ciertas circunstancias. Aún así, muchos usuarios considerarán al iPad Wi-Fi como la versión sin ataduras, que pueden dejar en sus casas para aprovechar su propia conexión, mientras que otros verán en el iPad 3G la independencia que necesitan para utilizar Internet donde sea, aunque para eso deban incurrir en gastos adicionales con las operadoras móviles. Si lo vemos objetivamente, en la mayoría de los casos esta diferencia no es notoria, sin embargo es la percepción lo que importa a la hora de vender.

Siendo el iPad un dispositivo que prácticamente depende de Internet para demostrar su potencial, tiene mucho sentido que esté conectado todo el tiempo que se lo use, entonces tener la opción de utilizar un plan de datos 3G se vuelve casi imperativo si sólo tendríamos un modelo disponible, y la tecnología para implementarlo. Pero si el iPad 3G fuese el único modelo, la barrera de entrada a muchos países podría verse coartada por los papeleos legales que implican los dispositivos con conexión celular (móviles en su mayoría).

Mi teoría particular es otra, quizás más conspirativa, pero muy propia de pensar de la gente de marketing de Apple: al lanzar un dispositivo con dos fechas diferentes pero características tan similares, lograrían que quienes compren el primer modelo (early adopters) funcionen como una campaña publicitaria viva para convencer a más personas, que luego verían la posibilidad de sumarse a otro lanzamiento, y no perderían la posibilidad. Incluso pienso la siguiente situación: usuario de Apple decepcionado por alguna de las carencias iniciales del iPad (cámara, multitarea, etc), decide esperar a la siguiente generación que incluya esto. Mientras tanto, la gente a su alrededor compra sus iPads de primera generación, aumentando su ansiedad. De repente llega la fecha de venta del iPad 3G, que no es otra generación, pero sí una buena excusa para aliviar la necesidad de magia de Cupertino, y terminar con la espera sin sentir que fue en vano.

¿Ustedes qué piensan, cuál fue la razón para los dos modelos de iPad?