Cada día que pasa, y siempre que me equivoco de tecla y pulso la que muestra el Dashboard, me sigo cuestionando la utilidad del mismo.

Que conste que yo mismo he desarrollado algún widget con mayor o menor acierto gracias a Dashcode, gracias a lo cual sé que no es tanto la utilidad del mismo como su originalidad lo que prima en estas miniaplicaciones, ya que es casi seguro que la funcionalidad de la misma ya está implementada en otra aplicación que no requiere de éste entorno comememoria.

Es por esto que Bjorn aplicó la idea hasta sus últimas consecuencias y, dejando la emoción para el final le dijo a su novia que pulsase F12 con la siguiente consecuencia:


Bjorn y Jennifer

Afortunadamente Jennifer, que así se llama la susodicha novia, dijo que si ;-).

Al altar por los widgets (Vía La Tejedora)